Ayer se celebro el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

29 de abril de 2014

ESTE AÑO, EL DÍA MUNDIAL DE LA SEGURIDAD Y LA SALUD EN EL TRABAJO SE CENTRA EN EL USO DE PRODUCTOS QUÍMICOS EN LAS ACTIVIDADES PROFESIONALES


 “La seguridad y la salud en el uso de productos químicos en el trabajo” es el tema de la edición 2014 del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo. Un informe de la OIT muestra que si bien los productos químicos pueden ser útiles, es necesario adoptar medidas para prevenir y mantener bajo control los potenciales riesgos para los trabajadores, los lugares de trabajo y el medio ambiente.

Según el informe La Seguridad y la Salud en el uso de productos químocos en el trabajo, los productos químicos son esenciales para la vida moderna, y continuarán siendo producidos y utilizados en los centros de trabajo. La OIT reconoce que se requiere de la gestión racional de los productos químicos para obtener un balance adecuado entre los beneficios del uso de los productos químicos y las medidas de prevención y control de sus posibles impactos adversos en los trabajadores, los centros de trabajo, las comunidades y el medio ambiente. Este objetivo puede alcanzarse con acciones concretas y los esfuerzos coordinados de los gobiernos, los empleadores, y los trabajadores, y sus organizaciones.

¿Por qué los productos químicos son tan importantes, y no sólo en el lugar de trabajo?

Los productos químicos son esenciales para tener una vida sana y gozar de la comodidad moderna. Desde los pesticidas que mejoran la cantidad y la calidad de la producción alimentaria, los fármacos que curan las enfermedades hasta los productos de limpieza que ayudan a establecer condiciones de vida higiénicas. Los productos químicos son también indispensables en muchos procesos industriales para la fabricación de productos que son importantes para el nivel de vida mundial.
Sin embargo, el control de las exposiciones a estos productos químicos en el lugar de trabajo, así como la limitación de las emisiones al medio ambiente, son tareas que los gobiernos, los empleadores y los trabajadores siguen esforzándose para abordar.

¿Cuáles son los principales riesgos asociados con los productos químicos?
Los productos químicos presentan una gran diversidad de efectos nocivos, desde riesgos para la salud como el cáncer y riesgos físicos como la inflamabilidad, hasta riesgos ambientales como la contaminación generalizada y la toxicidad de la vida acuática. Muchos incendios, explosiones y otros desastres resultan del control inadecuado de los riesgos físicos relacionados a las sustancias químicas.

¿Se han logrado progresos en la gestión racional de los productos químicos?

Si bien se han alcanzado avances importantes en lo que se refiere a la normativa y a la gestión de los productos químicos en el ámbito de la seguridad y la salud en el trabajo, siguen ocurriendo incidentes graves y todavía hay repercusiones negativas tanto en la salud de los seres humanos como en el medio ambiente.
Los trabajadores que están en contacto directo con las sustancias peligrosas deberían tener el derecho de trabajar en un entorno seguro y saludable, y de estar debidamente informados, capacitados y protegidos.

¿Podemos evaluar fácilmente el impacto de los químicos sobre la salud de los trabajadores?

Es difícil determinar la extensión de los efectos sobre la salud relacionados con la exposición a sustancias químicas en el lugar de trabajo. Debido a la complejidad de evaluar las mezclas de sustancias químicas, las estrategias dirigidas a prevenir la exposición nociva tienden a concentrarse en sustancias químicas individuales. Esto se complica aún más cuando se constata que estas sustancias también pueden encontrarse combinadas en mezclas en la mayoría de los lugares de trabajo. Estas sustancias pocas veces son evaluadas en forma de mezcla. Las normas relativas a los productos químicos se aplican generalmente a sustancias individuales.

Sin embargo, la realidad es que existen tantos productos químicos a los cuales los trabajadores pueden estar expuestos que este enfoque de sustancia por sustancia nunca podrá protegerlos apropiadamente. La mayoría de los trabajadores están expuestos a mezclas, en lugar de sustancias químicas individuales, por lo tanto, el control de las exposiciones a mezclas es esencial para elaborar un programa de prevención y protección eficaz. Además, los esfuerzos para establecer la conexión entre una exposición de sustancias químicas y la aparición de un cáncer 20 años después también han sido obstaculizados por la falta de información sobre las consecuencias de esta exposición. Por consiguiente, es necesario mejorar el registro de los efectos que resultan de la exposición a los productos químicos.

¿Cuáles son las principales recomendaciones del informe?

El informe exhorta a gobiernos, empleadores y trabajadores y a sus organizaciones respectivas a colaborar con el desarrollo e implementación de políticas y estrategias nacionales dirigidas a la gestión racional de las sustancias química en el trabajo. Estas deben abarcar, de manera integral y simultánea, los aspectos de salud, seguridad y medioambientales relacionados con la producción y uso de los productos químicos. El objetivo es mantener los beneficios logrados gracias a la producción y el uso de productos químicos y a la vez minimizar la exposición de los trabajadores y las emisiones de sustancias químicas al medio ambiente a través de una acción nacional e internacional.

Es necesaria una respuesta mundial coherente para coordinar el progreso científico y tecnológico, el crecimiento de la producción de productos químicos y los cambios en la organización del trabajo. Asimismo, es importante desarrollar nuevas herramientas que faciliten el acceso a la información sobre los riesgos de los productos químicos y las medidas de prevención y protección asociadas.

Compromiso RSE


QUEDA MUCHO POR HACER

29 de abril de 2014

Cada día un trabajador fallece en accidente laboral en España

Aunque las enfermedades relacionadas con el trabajo son las que más trastornos provocan. La ausencia de una estrategia de salud provoca que la mayor parte de las dolencias no se relacionen con el puesto laboral. Por otra parte, la tendencia a la baja del número de accidentes que venía repitiéndose desde 1996 ha cambiado. Y con respecto a 2012, el índice de incidencia ha aumentado un 0,2% en el último año.

Presentación del plan de acción para el próximo lunes 28 / ADG

Con motivo de la cercanía del 28 de abril, día de la Salud y Seguridad en el Trabajo, ambos sindicatos, CCOO y UGT, denuncian los recortes del Gobierno en materia laboral, sobre todo en los sistemas de prevención.

“Las medidas tomadas desde la Comisión Europea y con el aplauso del Gobierno están suponiendo riesgos para los avances de prevención que habían supuesto grandes avances”, critica el secretario confederal de Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO, Pedro Linares.

Según datos aportados por ambos sindicatos en rueda de prensa, en 2013 se produjeron 540 accidentes mortales frente a los 564 de 2012. Ambos representantes insisten en que hay que tener en cuenta el descenso en el número de asegurados. Teniendo esto en cuenta, se observa un repunte del llamado “índice de incidencia” –que mide el número de accidentes cada 100.000 trabajadores -, y éste ha subido un 0,2%. Destaca sobre todo el descenso en un 8,8% de esta tasa en el sector de la construcción, y una bajada del 1,2% en el sector industrial, según el II Informe Randstad sobre siniestralidad laboral.

Descoordinación e infranotificación

No obstante, Marisa Rufino, secretaria confederal de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT destaca que la ausencia de una estrategia de salud –la cual venció en 2012- y una descoordinación entre las diferentes instituciones provocan que la mayor parte de las dolencias no se relacionen con el trabajo.

“España tiene una regulación muy estricta en cuanto a enfermedades laborales”, destaca Linares. Para que una patología pueda ser considerada como laboral debe demostrarse una relación causa-efecto muy probada, por lo que en muchas ocasiones los médicos mutualistas las derivan como dolencias generales. Al final las perjudicadas son las familias ya que “las prestaciones económicas y farmacéuticas son muy diferentes”, asegura Rufino.

Además, en muchas ocasiones los datos manejados por las diferentes administraciones a nivel local y estatal difieren entre sí, poniendo en evidencia la existencia de un registro oculto, es decir, datos que se conocen por
vías distintas a las oficiales. Por ello, “proponemos que se modifique y amplíe el listado de enfermedades para que aflore el subregistro”, insta Rufino.

Un trabajador muere al día

Cada día, un trabajador fallece en un accidente de trabajo, 11 tienen un accidente laboral de carácter grave y 1.246 sufren un accidente leve. Aunque, como hemos dicho, las enfermedades laborales son las que mayor trastornos provocan.

Entre las patologías menos encuadradas en el marco laboral se encuentra el cáncer. Mientras que en un estudio realizado en 2008 por el ministerio de Sanidad se detectaron 10.658 cánceres de pulmón y vejiga relacionados con el trabajo, en las cifras oficiales difundidas de 2007 a 2012 se declararon 96, “la mayoría relacionadas con el amianto”. Esta circunstancia se da a pesar de que, según denuncia CCOO, casi la mitad de los agentes cancerígenos reconocidos por la Agencia Estatal de Investigación sobre el Cáncer (IARC) están presentes en los centros de trabajo.

Petición a Comisión Europea

Por ello, solicitan a la Comisión Europea la paralización de la normativa en materia de seguridad que se lleva elaborando desde el pasado mes de octubre. La razón es que este anteproyecto, consultado por los agentes sociales, pretende acabar con las políticas de prevención ya que son un gasto para las empresas, y no una inversión.

Están en contra también del anteproyecto de la ley de mutuas, ya que se centra perseguir el absentismo laboral y “tratar al trabajador como un defraudador que no tiene derecho a enfermar y a los médicos como defraudadores que le ayudan a conseguir su objetivo”, es decir, el día libre. Ante todo, instan al Ejecutivo a retomar la negociación. Además, ambos sindicatos critican la falta de tratamiento informativo que reciben los accidentes laborales, sin cobertura mediática si no son múltiples “como fue el caso de los mineros de Asturias”, ejemplifica Linares.

Cambio 16


24 de abril de 2014

Pedalear con un buen equipo

“La equipación de la bicicleta es muy importante, incluso más que la del ciclista”, Juan Merallo, Con Bici


HOY SE CELEBRA EL DÍA MUNDIAL DEL RUIDO

24 de abril de 2014

Un 35 por ciento de los trabajadores están expuestos a un nivel de ruido elevado

 

Un 35 por ciento de los trabajadores están expuestos a un nivel de ruido elevado
Temas

Casi el 35 por ciento de los trabajadores considera que el nivel de ruido al que están expuestos en su lugar de trabajo es molesto, elevado o muy elevado y son la industria y la construcción los sectores profesionales más afectados de problemas auditivos por este motivo.

Pero no solo en el trabajo, sino que en el día a día, todos nos enfrentamos a ruidos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

Y, aunque hemos aprendido a convivir con ellos, los expertos advierten, con motivo de la celebración del Día Mundial del Ruido, de los daños que pueden ocasionar en nuestro sistema auditivo, dependiendo de la intensidad y del tiempo de exposición.

Empezamos el día con la alarma de un despertador que genera más de 80 decibelios. Después salimos a la calle y nos enfrentamos al ruido de los motores de coches y motos, pitidos, gritos, etc; en general, a niveles de más de 90 decibelios.

Actualmente, el ruido es uno de los contaminantes más invasivos, ha asegurado el audiólogo Carlos Oleas, quien ha advertido de que una exposición prolongada sin la protección adecuada puede llevar a provocar trauma acústico, una lesión en el oído interno.

El umbral de audición se sitúa por debajo de los 90 decibelios; a partir de ese nivel se encuentra el umbral tóxico y más de 120 decibelios puede causar daños en el sistema coclear.

La exposición a ruidos superiores a los 85-90 decibelios durante varias horas al día puede provocar daños irreversibles en los oídos.

De hecho, exponerse durante más de un minuto a más de 110 decibelios puede llevar a una pérdida de audición permanente, ha recalcado Oleas, audiólogo de AlainAfflelou.

A 100 decibelios, los profesionales recomiendan no exponerse sin protección durante más de 15 minutos.

En el entorno laboral, un empleado de un aeropuerto soporta más de 120 decibelios cuando despegan los aviones y un trabajador que utiliza un martillo neumático se expone a 130 decibelios.

Obreros industriales, mecánicos de taller, trabajadores de la construcción, la minería y la industria en general, y conductores de vehículos son los profesionales más afectados por problemas auditivos debido a su exposición al ruido.

Además de provocar fatiga, falta de atención y estrés, puede ser causa de accidente laboral (rotura del tímpano) y de enfermedad profesional (hipoacusia o sordera laboral), según reconoce el real decreto sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra riesgos relacionados con la exposición al ruido.

Esta normativa obliga al empresario a tomar medidas por encima de los 80 decibelios, ha explicado José Carlos Curiel, del departamento de Seguridad e Higiene de Asepeyo, quien ha señalado que el control frente al ruido es la mejor manera de mantener la audición.

No obstante, en 2012 (últimos datos disponibles), solo fueron declaradas 16 enfermedades profesionales por sordera, de las que 12 correspondían a empleados de la industria manufacturera.

Estas cifras demuestran que no existe relación entre el número de trabajadores expuestos a elevados niveles de ruido y el número de enfermedades profesionales declaradas, ha denunciado Curiel, quien lo ha achacado al tiempo que se tarda en diagnosticar la sordera y al largo proceso burocrático.

Lainformacion.com


¿Cuales son los mejores y peores trabajos de 2014?

22 de abril de 2014

Leñador y periodista de prensa impresa son las peores profesiones de un raking de 200 | Matemático y profesor universitario, las mejores

¿Cuales son los mejores y peores trabajos de 2014?

¿Estás buscando empleo?

Quizás, antes de mandar tu currículum, te interese saber cuales son los peores y los mejores trabajos. El portal careercast.com elabora cada año un ranking con 200 ocupaciones clasificándolas a través de métricas y de datos que obtiene de distintos organismos públicos e institutos de estadística de los EE.UU. Estos son los resultados.

Los 10 peores trabajos de 2014

  • Leñador: El avance tecnológico ha contribuido a la disminución de oportunidades de trabajo. Otro factor es el peligro inherente de trabajar con maquinaria pesada en lugares remotos y los bajos salarios.
  • Periodistas de prensa impresa: Estrés, bajas perspectivas de contratación, pocos ingresos… y pocas perspectivas de que el sector mejore.
  • Personal militar: Se trata del trabajo más estresante del año 2014, ya que los hombres y las mujeres que trabajan en las Fuerzas Armadas se colocan habitualmente en situaciones peligrosas.
  • Taxista: Condiciones de trabajo estresantes y, a veces, peligrosos, así como un salario medio bajo se combinan para colocar taxista en la parte inferior del ranking.
  • Locutor: La industria se enfrenta a un panorama laboral desfavorable a largo plazo, lo que resulta en menos oportunidades de trabajo. Resultado: alta competencia y estrés.
  • Jefe de cocina: El trabajo se desarrolla en un ambiente lleno de estrés. Aunque existen oportunidades de hacer dinero, el ingreso no siempre es acorde con los desafíos inherentes.
  • Asistente de vuelo: Tensión, bajos salarios y un mercado de trabajo en descenso en un momento en que las aerolíneas tienden a reducir su personal.
  • Basurero: El desempleo en este sector ha fluctuado enormemente entre 2013 y 2014. A eso se le suma el salario y el ambiente laboral.
  • Bomberos: Se enfrentan a mucho estrés y a situaciones peligrosas en sus rutinas diarias.
  • Funcionario de prisiones: Pocos empleos se enfrentan a peligros comparables de forma rutinaria. El trabajo se ubica en la parte inferior para el entorno de trabajo. Las perspectivas de crecimiento son bajas, así como el salario promedio.

Los 10 mejores empleos de 2014

  • Matemático: Los empleos relacionados con las matemáticas son diversos y lucrativos. Los matemáticos se encuentran entre los más bien pagados. Este campo también tiene una perspectiva positiva por el continuo crecimiento futuro.
  • Profesor universitario: Conseguir este empleo es difícil, pero hacerlo tiene muchas ventajas. Buenos salarios y buenas perspectivas de crecimiento.
  • Estadístico: El análisis estadístico es de creciente importancia para un amplio espectro de industrias, por lo tanto, estos profesionales están muy demandados.
  • Actuario: Los expertos en matemáticas y análisis estadístico puede encontrar oportunidades lucrativas en esta profesión. La Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. proyecta un mercado de contratación muy favorables para los actuarios en los próximos años, gracias en parte a que más estadounidenses tienen una cobertura de salud.
  • Otorrinolaringólogo: Con una población que envejece, se espera que haya una alta demanda de otorrinolaringólogo en los próximos años.
  • Higienista dental: Las oportunidades en este campo son abundantes y se espera que crezcan considerablemente. Los expertos en este campo tienen salarios muy competitivos y un horario de trabajo flexible.
  • Ingeniero de software: La tecnología informática está siempre cambiando y cada vez es más sofisticados. La última ola en el campo es el ‘cloud computing’, y las empresas necesitan ingenieros de software capaces de satisfacer esta y otras adaptaciones.
  • Administrador de sistemas informáticos: La importancia de administrar la red sólo seguirá creciendo en los próximos años a medida que más empresas e instituciones muevan los archivos de papel a formatos digitales.
  • Terapeuta ocupacional: La demanda de sus habilidades es alta ya que se centran en modificar el entorno físico de cada paciente. Tienden a atender a la población que envejece.
  • Patólogo del habla: la valoración de este empleo es positiva en todos los aspecto: alta demanda, buen salario y buenas perspectivas de crecimiento.

La Vanguardia


Síndrome del túnel carpiano

15 de abril de 2014

   

Definición

Es la presión sobre el nervio mediano, el nervio de la muñeca que proporciona sensibilidad y movimiento a partes de la mano. Esto puede ocasionar entumecimiento, hormigueo, debilidad o daño muscular en la mano y los dedos.

Ver también: liberación del túnel carpiano

Nombres alternativos

Disfunción del nervio mediano; Compresión del nervio mediano

Causas

El nervio mediano proporciona sensibilidad y movimiento a la “región palmar” de la mano (palma de la mano, dedo pulgar, dedo índice, dedo medio y lado palmar del dedo anular).

El área en la muñeca por donde el nervio ingresa en la mano se llama túnel carpiano. Dicho túnel normalmente es estrecho, de manera que cualquier inflamación puede comprimir el nervio y causar dolor, entumecimiento, hormigueo o debilidad, lo cual se denomina síndrome del túnel carpiano.

El síndrome del túnel carpiano es común en personas que ejecutan movimientos repetitivos de la mano y la muñeca. Digitar en el teclado de un computador probablemente es la causa más común de este síndrome. Otras causas comprenden:

  • Coser
  • Conducir
  • Trabajar en una línea de ensamblaje
  • Pintar
  • Escribir
  • Usar herramientas (especialmente herramientas de mano o herramientas que vibren)
  • Deportes tales como el racquetball y el balonmano
  • Tocar algunos instrumentos musicales

La afección ocurre con frecuencia en personas de 30 a 60 años y es más común en las mujeres que en los hombres.

Muchos problemas de salud están asociados con el síndrome del túnel carpiano, como:

Síntomas

  • Entumecimiento u hormigueo en el pulgar y en los dos o tres dedos siguientes en una o ambas manos
  • Entumecimiento u hormigueo en la palma de la mano
  • Dolor que se irradia hasta el codo
  • Dolor en la mano o en la muñeca en una o en ambas manos
  • Problemas con los movimientos finos de los dedos (coordinación) en una o ambas manos
  • Atrofia del músculo por debajo del pulgar (en casos avanzados o prolongados)
  • Agarre débil o dificultad para cargar bolsas (es una queja común)
  • Debilidad en una o ambas manos

Pruebas y exámenes

Durante un examen físico, el médico puede encontrar:

  • Entumecimiento en la palma de la mano, el pulgar, el dedo índice, el dedo medio y lado palmar del dedo anular
  • Debilidad en el agarre de la mano
  • Dar golpecitos sobre el nervio mediano a nivel de la muñeca puede hacer que se dispare el dolor desde la muñeca hasta la mano (esto se denomina signo de Tinel)
  • Doblar la muñeca completamente hacia adelante durante 60 segundos generalmente ocasionará entumecimiento, hormigueo o debilidad (esto se denomina prueba de Phalen)

Los exámenes puede abarcar:

Tratamiento

Usted puede ensayar usando una férula en la noche por algunas semanas. Si esto no ayuda, es posible que sea necesario ensayar el uso de la férula durante el día. Igualmente, se recomiendan las compresas frías o calientes.

Hay muchos cambios que usted puede hacer en el lugar de trabajo para reducir la tensión puesta sobre la muñeca:

  • Los dispositivos especiales incluyen teclados, diferentes tipos de ratones, tapetes ergonómicos para el ratón y gavetas para teclados.
  • Alguien debe revisarle la posición en la que usted está al realizar sus actividades laborales. Por ejemplo, verifique que el teclado esté lo suficientemente bajo, de manera que las muñecas no se doblen hacia arriba al digitar. El médico le puede sugerir una consulta con un terapeuta ocupacional.
  • Es posible que también necesite hacer cambios en las tareas en el trabajo o en las actividades recreativas. Algunos de los trabajos asociados con el síndrome del túnel carpiano incluyen los que implican digitar y herramientas que vibran. Este síndrome también ha sido ligado a los músicos profesionales.

MEDICAMENTOS:

Entre los medicamentos utilizados en el tratamiento del síndrome del túnel carpiano se encuentran los antinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno o el naproxeno. Las inyecciones de corticosteroides, aplicadas en el área del túnel carpiano, pueden brindar alivio de los síntomas por un tiempo.

CIRUGÍA:

La liberación del túnel carpiano es un procedimiento quirúrgico en el que se corta el ligamento que está ejerciendo presión sobre el nervio. La cirugía es efectiva la mayoría de las veces, pero depende cuánto tiempo se ha presentado la compresión del nervio y de su gravedad.

Ver también: liberación del túnel carpiano

Grupos de apoyo

Pronóstico

Los síntomas mejoran a menudo con el tratamiento, pero más del 50% de los casos a la larga requieren cirugía. La intervención quirúrgica con frecuencia es efectiva, pero la cicatrización completa puede tomar meses.

Posibles complicaciones

Si la afección se trata en forma adecuada, normalmente no se presentan complicaciones. Sin tratamiento, el nervio puede lesionarse causando debilidad permanente, entumecimiento y hormigueo.

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con el médico si:

  • Tiene síntomas del síndrome del túnel carpiano.
  • Los síntomas no reaccionan favorablemente al tratamiento regular, como reposo y antinflamatorios, o si parece haber una pérdida de masa muscular en los dedos de la mano.

Prevención

Evite o reduzca el número de movimientos repetitivos de la muñeca cuando sea posible. Utilice herramientas y equipos con un diseño adecuado para reducir el riesgo de lesiones en la muñeca.

Las ayudas ergonómicas, como teclados separados, gavetas para teclados, almohadillas para digitar y protectores de muñeca se pueden utilizar para mejorar la postura de la muñeca al digitar en teclado. Tome descansos frecuentes cuando esté digitando y pare siempre si hay dolor y hormigueo.

Referencias

Jarvik JG, Comstock BA, Kliot M, Turner JA, Chan L, Heagerty PJ, et al. Surgery versus non-surgical therapy for carpal tunnel syndrome: a randomized parallel-group trial. Lancet. 2009;374(9695):1074-1081.

Keith MW. American Academy of Orthopaedic Surgeons clinical practice guidelines on the diagnosis of carpal tunnel syndrome. J Bone Joint Surg Am. 2009;91(10):2478-2479.

Keith MW. American Academy of Orthopaedic Surgeons clinical practice guidelines on the treatment of carpal tunnel syndrome. J Bone Joint Surg Am. 2009;91(1):218-219.

Saludmedica.com


Jugar en el puesto de trabajo para rendir más y mejor

15 de abril de 2014

Muchas compañías han comenzado a incluir técnicas lúdicas en su rutina para mejorar la productividad y la relación con sus clientes

 

Jugar en el puesto de trabajo para rendir más y mejor

Imagine que el próximo día, cuando llegue a su puesto de trabajo, su jefe le pide que deje lo que está haciendo y vaya a jugar un partido de fútbol con sus compañeros. ¿Pensaría que su empresa pierde el tiempo? Si su respuesta es afirmativa, está completamente equivocado. De hecho, debe saber que participar en una pachanga en horas de trabajo le servirá, aunque no se lo crea, para aumentar su sentimiento de pertenencia a la compañía y también para estrechar lazos con sus compañeros de oficina. Es probable que, cuando se siente de nuevo en su mesa tras el partido, no solo se sienta más cansado sino significativamente más feliz.

Si en lugar de recomendar jugar en el trabajo denominamos a esta práctica «gamificación» puede que el asunto le resulte un tanto más serio. En realidad, se trata simplemente de aplicar técnicas lúdicas a los aspectos más aburridos de nuestra vida con el fin de conseguir ciertas metas que, de otro modo, nos costaría mucho más alcanzar. Así lo explica Mercedes Gómez, responsable de márketing y comunicación de la Asociación Nacional de Gamificación y Márketing Digital (ANAGAM) y quien asegura a ABC que, aunque el concepto es de lo más antiguo, la eclosión de las nuevas tecnologías ha hecho que las grandes empresas ya lo asuman como parte de su rutina.

Como indica Gómez, el fin último del sistema no es otro que el depotenciar ciertas habilidades y conocimientos en el individuo para lograr objetivos como, por ejemplo, incrementar el compromiso del trabajador hacia la compañía. La técnica, no en vano, no tiene por qué reducirse al ámbito laboral ya que, como dice Gómez, puede ser aplicada a numerosos aspectos de nuestra rutina. «Si hay algo que diferencie a los seres humanos de otras especies es su capacidad de socializar, disfrutar y desarrollar el aprendizaje a través del juego. Una acción de gamificación puede estar dirigida tanto al capital humano de una empresa como a sus clientes e, incluso, a personas con enfermedades crónicas que gracias a este sistema pueden avanzar en sus procesos de curación».

Pero… ¿cómo se juega? Según explica Mercedes Gómez, los juegos«deben de ser atractivos y afines a sus usuarios para que enganchen. Además, hay que ofrecer retos y premios deseables para animar a que el jugador avance y siga participando. Por último, hay algo muy humano que fomenta la dinámica y pervivencia de los juegos: el compartir. Mostrar al resto de participantes tus logros, a través de rankings, para que otros se sientan retados a continuar jugando y alcanzar esas mismas metas y superarlas».

Miedo a ser despedidos

Uno de los principales caballos de batalla a los que las grandes empresas deben de hacer frente es la falta de motivación de sus empleados. Así lo resalta Gómez, para quien la situación económica en España ha contribuido a, entre otros aspectos, incrementar el temor de muchos trabajadores a ser despedidos. «Las compañías deben cuidar mucho el nivel de motivación de sus empleados ya que muchos pueden estar funcionando movidos por la simple pulsión de no perder un sueldo. Sabemos que así no se consigue la excelencia ni los difíciles objetivos que hoy se nos plantean y, precisamente por ello, la gamificación es una gran herramienta».

Un método idóneo para motivar al empleado sería, para Gómez, «hacerle ver que forma parte de un colectivo mediante acciones que fomenten su socialización — ¿entiende ahora lo de la pachanga?—así como un mejor conocimiento de sus compañeros. Además de eso, los retos, premios e incentivos por logros son otras formas de conseguir que el trabajador se sienta parte del grupo». Gracias a la gamificación, prosigue la experta, la empresa logrará un «mayor nivel de compromiso, alegría en el desempeño, creación de lazos de unión entre colegas, mayor trabajo en equipo, reconocimiento individual y colectivo…». Además, una empresa en la que el trabajador se sienta cómodo «sufrirá menos riesgos internos, los procesos fluirán mejor y sus resultados mejorarán».

En la misma línea se pronuncia Juan Carlos Lozano, presidente de ANAGAM, quien asegura a ABC que «una de las áreas en las que se espera que la gamificación se extienda con más posibilidades es en la de la relación de la empresa con sus empleados. La posibilidad del trabajador de tener un mayor prestigio a través de los retos propuestos por la compañía dará lugar a trabajadores más motivados e identificados, lo que redundará en un incremento de la productividad y de los resultados para todas las partes» Según Gartner, indica el presidente de ANAGAM, en el año 2020 la gamificación jugará un papel clave en cuanto a la gestión de la innovación interna y externa en las organizaciones.

Jugar con el cliente

Pero no solo el juego con los trabajadores conseguirá que la compañía sea mucho más productiva, sino que también orientar las técnicas lúdicas hacia el cliente se ha convertido en la estrategia idónea para mejorar la experiencia del usuario e incrementar beneficios. Como indica Mercedes Gómez, «a nivel mundial, un 70% de las 2.000 empresas pertenecientes a Forbes han declarado que utilizarán la gamificación para sus objetivos de marketing y fidelización. En España cada vez hay más ejemplos de ello, como son los casos de BBVA o Correos, que cuentan con un programa de gamificación interna o, más recientemente, Vodafone y Atresmedia con su reciente campaña «Pasa la bola» con fines benéficos».

Como indica Juan Carlos Lozano, «muchas compañías están apostando por dos elementos, a nuestro modo de ver, absolutamente acertados en una acción de comunicación o marketing con sus clientes: la diversión y la interacción. De hecho, un buen número de empresas ha invertido en crear en su público objetivo una experiencia única a través de estos elementos, mejorando así el acercamiento de la marca al mercado, el branding de la organización y la cuenta de resultados».

España adelanta posiciones

¿Está enterada la empresa española de qué es y para qué sirve la gamificación? Como indica Lozano, «muchas compañías de nuestro país están probando ya los beneficios de este sistema con éxitos importantes». En este sentido, apunta el experto, «hemos detectado que las empresas que invierten en gamificación incrementan su inversión en esta técnica una vez valorados los resultados. Si bien es cierto que queda camino por recorrer, también lo es que España se está colocando de forma progresiva como uno de los países líderes en el sector».


El trabajador: el otro agente responsable de la Prevención de Riesgos Laborales

15 de abril de 2014

Encontrar un puesto de trabajo es siempre causa de alegría, con mayor motivo en estos tiempos. Esto conlleva transmitir ilusión a familiares, amigos y demás personas del entorno. En esta circunstancia, las preguntas más recurrentes son, qué tipo de contrato te han hecho, cuanto vas a cobrar, en qué departamento estarás, cuáles van a ser tus funciones,…etc.

Sin embargo,  nadie se plantea esta pregunta: ¿Cuáles son los riesgos del puesto?. Cuestión del todo natural, salvo que el empleo se de en un sector de alto riesgo, hasta el punto de que ni si quiera el interesado se lo plantee.

Con la firma del contrato de trabajo se entrega la documentación de bienvenida, que contendrá el Manual de Formación de inicio de PRL del puesto de trabajo. Lo habitual es archivar el contrato de trabajo y con él los demás documentos, incluido el Manual de PRL.  Las siguientes cuestiones son: ¿Se ha estudiado el referido Manual? ¿Se conocen cuáles son las normas y obligaciones que, en materia de prevención, se deben tener en cuenta a la hora de realizar  funciones?

Lo percibamos o no, todos los trabajos entrañan algún riesgo, por aparentemente pequeño que éste sea, si no cumplimos de forma escrupulosa las normas que, para el cuidado de nuestra salud, vienen determinadas por el servicio de PRL, que es quien ha realizado la correspondiente evaluación del puesto en esta materia, podemos estar descuidando nuestra propia autoprotección y la de nuestros compañeros.

El hecho de que  el puesto de trabajo no se encuentre a 10 metros de altura en una torre de alta tensión, no significa que no tengamos que tener en cuenta aquellos riesgos que puedan derivarse del puesto y/o de las tareas que día a día hay que desarrollar.

Hasta ahora,  la mayor responsabilidad en materia de prevención de riesgos laborales, es la referida a las obligaciones y responsabilidades que le corresponden al empresario. Sin embargo, no debemos olvidar que éste no es el único implicado en esta materia, ya que la  propia Ley de PRL hace recaer sobre los trabajadores importantes obligaciones en este aspecto sustancial de la relación laboral.

Pese a todo lo avanzado, que es mucho, no podemos negar que, aún hoy, la prevención es una materia desconocida para algunos o no tan conocida como debiera, y difícil de aplicar para otros.

Por ello es fácil encontrarnos, a trabajadores que desconocen los riesgos que pueden entrañar las tareas que realizan, así como sus obligaciones para prevenirlos, o que simplemente se justifican con la frase de “esto siempre se ha hecho así, ahora no voy a cambiar mi manera de trabajar, frase recurrente que pretende restar importancia a  los compromisos y exigencias  de la seguridad laboral.

Analizando desde un punto de vista jurídico las obligaciones que  se tienen como trabajadores en materia de prevención, podemos decir que las mismas forman parte de la relación contractual, como lo son, el deber de obediencia y la buena fe contractual, formando todas ellas parte de nuestra relación laboral a través del contrato de trabajo.

De ahí que se esté obligado a cumplir con las obligaciones que la empresa establece para la Seguridady Salud Laboral.

Obligaciones generales del trabajador en materia de PRL

El trabajador tiene la obligación de observar las medidas de seguridad que se adopten y debe cumplir con las órdenes e instrucciones del empresario en el ejercicio regular de sus facultades directivas.

Conforme a lo que establece el artículo 5.b) del ET se establece como deber del trabajador el de “observar las medidas de seguridad e higiene que se adopten”. Esa obligación no sólo lo es respecto de su integridad personal, sino que además está orientada a proteger la seguridad y salud laboral de terceras personas que se puedan ver afectadas por su trabajo.

El artículo 29.1 de la LPRL establece que Corresponde a cada trabajador velar, según sus posibilidades y mediante el cumplimiento de las medidas de prevención que en cada caso sean adoptadas, por su propia seguridad y salud en el trabajo y por la de aquellas otras personas a las que pueda afectar su actividad profesional, a causa de sus actos y omisiones en el trabajo, de conformidad con su formación y las instrucciones del empresario.”

A lo anterior se suma el deber de colaboración del trabajador que, viene recogido en el artículo 29.6 de la LPRL que establece la obligación de “Cooperar con el empresario para que éste pueda garantizar unas condiciones de trabajo que sean seguras y no entrañen riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores.” Es decir, que el trabajador mediante su contrato de trabajo se obliga a mantener una conducta de cumplimiento de las instrucciones del empresario, que implica además un deber de buena fe.

Por tanto, el trabajador tiene como obligaciones de carácter general, el deber de autoprotección que se amplía a la protección de terceros, así como la obligación de cooperar con el empresario y cumplir con sus instrucciones. Fundamentándose la obligación general en el deber de obediencia ordinario, en la buena fe contractual y en el deber de diligencia en el cumplimiento de la prestación laboral.

A estas obligaciones generales, se suman las específicas.

¿Qué ocurre cuando un trabajador no cumple con sus obligaciones?

El reconocimiento de la facultad disciplinaria del empresario en materia de prevención de riesgos laborales se encuentra en la propia norma que regula la materia, ya que es ésta, quien hace responsable al empresario de la seguridad y salud en el trabajo de sus empleados, así como de hacer cumplir en su empresa las obligaciones pertinentes. Esta facultad viene recogida en los artículos 14 y 29 de la Ley de PRL.

En concreto, el referido Art. 29 de la Leyde PRL en su párrafo 3 establece que “El incumplimiento por los trabajadores de las obligaciones en materia de prevención de riesgos a que se refieren los apartados anteriores tendrá la consideración de incumplimiento laboral a los efectos previstos en el art. 58.1 del Estatuto de los Trabajadores…”.

Lo anterior implica que un trabajador puede ser sancionado por un incumplimiento en esta materia, que suponga responsabilidad contractual, siempre atendiendo a lo establecido en la LPRL, el E.T. y el Convenio Colectivo de aplicación.

Volviendo al inicio de este artículo, consideramos que los trabajadores han de apostar por su salud y ser agentes activos para implantar la cultura preventiva en nuestro entorno, no por las consecuencias que se derivan del incumplimiento de las obligaciones, sino por la creación de entornos saludables y protegidos, en los que la salud sea un valor del entorno laboral.

Miriam Pascual Cubo y Marta Fernández Hernández
Cienxcienpersonas


DOCUMENTACION PRL DEL INVASSAT

14 de abril de 2014

Último número publicado por el INVASSAT de su BOLETÍN DE DOCUMENTACIÓN  TÉCNICA, donde podrás encontrar documentación cientificotecnica que han incorporado recientemente a  su web y que puede ser de su interés.

http://www.invassat.gva.es/index.php?option=com_content&task=view&id=1975&Itemid=820


Prohibido conectar con la oficina

14 de abril de 2014

En Francia, consultores, los informáticos e ingenieros con cargos de responsabilidad deberán apagar sus móviles y ordenadores 11 horas diarias

Las tecnologías han alargado sin límite el tiempo de trabajo

Los consultores e ingenieros franceses que desempeñan cargos de responsabilidad pueden respirar más tranquilos: estarán obligados a apagar durante 11 horas diarias los móviles y ordenadores que les conectan con la oficina. Y las empresas deberán supervisar que se cumple esa prohibición de estar online. Algunos expertos acogen esta medida como un mal menor que delata otro mayor: sobrecargas de trabajo cada vez más frecuentes y conectividad y disponibilidad —alentada por las nuevas tecnologías— sin freno que sobrepasa los límites de las jornadas de trabajo.

Dos grandes sindicatos, la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT) y la Confederación Francesa de Cuadros Directivos (CFE-CGC), han firmado un acuerdo con dos patronales del sector de asesoría técnica, ingeniería, servicios informáticos, recursos humanos y consultoría para intentar poner fin a la jornada interminable de los trabajadores. Para ello, aborda principalmente dos cuestiones: los tiempos de trabajo y de descanso del empleado y la carga de trabajo.

El empresario debe interesarse por la carga y el sueldo del asalariado

En concreto, el epígrafe 4.8.1 del documento, que deberá ser aprobado por el Gobierno antes de su publicación en el Journal Officiel (elBOE francés), se refiere al “tiempo de reposo y obligación de desconexión”. El documento empieza por afirmar que los asalariados sometidos a este acuerdo “disponen de un tiempo de descanso diario mínimo de 11 horas consecutivas, y de un reposo semanal de 35 horas mínimas consecutivas”. Pero, para evitar que el empresario deduzca que todo lo que no es tiempo mínimo de descanso puede ser ocupado por la jornada laboral, “se recuerda que dichos límites no tienen por objeto definir una jornada habitual de trabajo de 13 horas diarias, sino la duración máxima excepcional que puede tener la jornada laboral”.

En ese contexto, el acuerdo establece que “la efectividad del respeto, por parte del trabajador, de esos periodos de reposo implica su obligación de desconectar las herramientas de comunicación a distancia”. Al empleador le corresponderá, por un lado, “la puesta en marcha de una herramienta de seguimiento para garantizar el tiempo de descanso diario y semanal” del trabajador; y por otro, tomar las medidas necesarias para que el empleado “tenga la posibilidad de desconectarse de las herramientas de comunicación a distancia puestas a su disposición”. Es decir, no podrá dedicar a tareas relacionadas con el trabajo ni su tiempo de ocio al final de la jornada laboral ni el fin de semana.

Tiempos de reposo

El acuerdo entre patronal y sindicatos establece:

  • Obligación de desconectar. “La efectividad del respeto hacia el asalariado de estos tiempos mínimos de reposo implican por parte de este último una obligación de desconectar los dispositivos de comunicación a distancia”.
  • Responsabilidad del empleador. La empresa tendrá la obligación de “poner en marcha un sistema de seguimiento para asegurar el respeto a los tiempos de descanso semanales de los empleados”, y se “asegurará las disposiciones necesarias para que el asalariado tenga la posibilidad de desconectar los dispositivos de comunicación a distancia que tenga a su disposición”.
  • Jornada habitual. “Hay que destacar que esto no quiere decir que se fije una jornada habitual de 13 horas seguidas”, advierte la norma, sino que esta será su “amplitud máxima”.
  • Periodos de descanso. “Los asalariados”, dice la reglamentación, “se beneficiarán den un descanso mínimo diario de 11 horas consecutivas”, y de otro semanal “de 35 horas”: las 11 horas después de una jornada —por ejemplo, la del sábado— y las 24 del día siguiente —el domingo, por seguir con este caso.
  • Responsabilidad. La norma da reglas generales, e indica que “las modalidades definidas serán integradas en el reglamento interno de la empresa”. Aun así, este queda claramente marcado por las disposiciones.

Las partes firmantes acuerdan también que, para “vigilar la salud y la seguridad de los trabajadores”, el empresario convoque al menos una reunión anual con el trabajador para tratar la carga de trabajo, el reparto de tareas en la empresa, “la articulación entre la actividad profesional y la vida privada” y, también, la remuneración del empleado.

Las personas concernidas por ese acuerdo son aquellas que ejerzan responsabilidades de gestión, misiones comerciales, de consultoría, o que realicen tareas de concepción, elaboración y supervisión de proyectos, y que dispongan de “una gran autonomía e independencia en la organización y en la gestión de su tiempo de trabajo para llevar a cabo las misiones encomendadas”.

Marie Buard, dirigente del sindicato CFDT, indica que este acuerdo afecta a unos 850.000 trabajadores, pertenecientes a empresas como Atos y Accenture. Y explica que “cada compañía deberá negociar con sus trabajadores la manera de aplicar este acuerdo”. “El empresario tiene la responsabilidad de velar por la salud del trabajador. Para evitar la prolongación ilegal de las jornadas laborales, algunas empresas pueden establecer que las herramientas electrónicas de trabajo no estén accesibles de viernes a lunes, por ejemplo”.

La representante sindical está de acuerdo en que este tipo de medidas están relacionadas con la preocupación social ante el aumento de los llamados riesgos psicosociales. “El año pasado firmamos otro acuerdo para proteger a los trabajadores respecto a la carga de trabajo que busca acabar con los empleados que están conectados 24 horas al día”, afirma Buard. “Queremos más salud para los trabajadores y lograr una mejor conciliación entre la vida privada y la vida laboral”.

Que esos riesgos psicosociales son reales en Francia (y en otros países) lo demuestra la existencia de una preocupación generalizada sobre el burn out o el agotamiento profesional, así como los casos de suicidios en grandes empresas. Según el Observatorio del Estrés y de la Movilidad Forzosa, los suicidios por motivos laborales son un problema notable en Francia y están relacionados con las condiciones de trabajo. Solo en el primer trimestre de 2014 ha habido una decena de suicidios en Orange (antes France Télécom).

Pierre-Jean Benghozi, científico y profesor de la École Polytechnique de Palaiseau especializado en el estrés laboral y la relación con las tecnologías, considera que “es una buena idea” forzar a empresa y trabajador a desconectarse una vez terminada la jornada laboral. “Es una protección para los más débiles, para quienes no tienen posibilidad de decir no, de protegerse ante un abuso por parte de sus superiores”, dice. “Aunque no estoy seguro de que sea tan fácil llevar a cabo ese acuerdo”, matiza.

Según Benghozi, “todos los estudios demuestran que el desarrollo de herramientas de gestión en Internet empuja a una confusión entre el espacio de la vida privada y profesional”. Y esa situación se ve reforzada por el hecho de que “los ciudadanos están hiperconectados”.

Para este experto, también influye “la dinámica interna de las empresas, que desde hace mucho tiempo está aumentando la presión sobre la productividad y los resultados”. Eso lleva a muchos empleados “a postergar determinadas tareas, que no requieren presencia física, al final de la jornada, e incluso a la llegada a casa”. Aunque ello depende, no tanto de la tecnología, “sino de los modos de gestión y de organización del trabajo” que adopte una empresa.

La preocupación parte de los suicidios que se han registrado

El acuerdo francés ha suscitado sorpresa en España. Tras leer el documento, en el sindicato CC OO, solo ven “un pequeño avance” en el pacto. “Garantiza que no se puede estar de guardia 24 horas, ya que al menos 11 horas, o 35 en fin de semana, hay que desconectarse, y establece así un tiempo mínimo de descanso”, señala María Jesús García Gasalla, responsable del sector de nuevas tecnologías de la información y la comunicación del sindicato. Esas guardias que, asegura, carecen de una normativa sectorial en España. “En algunas empresas están reguladas y en otras, no”.

“No creo que las empresas españolas obliguen a [los trabajadores] estar 24 horas conectados con la oficina”, señala una portavoz de la patronal CEOE que no entra a opinar sobre el pacto francés.

“Limitar a 11 horas seguidas el tiempo en el que no se puede comunicar con la oficina quiere decir que durante 13 horas sí se puede”, recalca Constanza Tobío, catedrática de Sociología de la Universidad Carlos III de Madrid y experta en conciliación. Y lo mismo es aplicable al lapso de 35 horas seguidas sin comunicación durante el fin de semana que también incluye el acuerdo galo. “Y eso que se había conseguido que los fines de semana fueran de dos días y medio y las jornadas diarias, de ocho horas, o 35 semanales en Francia”, ironiza. “¿Qué pasa para que los sindicatos consideren que esto es un buen acuerdo?”, se pregunta para luego responderse: “No se ponen límites al trabajo. No solo existe una jornada laboral, sino que a ella se suma un tiempo disponible para el trabajo. Este es un fenómeno nuevo que hacen posible las nuevas tecnologías y cuya consecuencia es que se puede sobrecargar al trabajador”. Así las cosas, Tobío cree que el acuerdo sindical francés “más que un avance, ilustra un retroceso”.

A su juicio, el retroceso se plasma en el surgimiento del “tiempo de disponibilidad”, ese lapso en el que el jefe puede llamar al empleado fuera de la jornada laboral y hacerle que trabaje pese a haber cubierto sus horas, al menos las teóricas. “Hay una intensificación de ese lapso de disponibilidad”, critica la socióloga. “En definitiva, el acuerdo ilustra una situación negativa”, concluye.

Un punto de partida similar observa el también catedrático de Sociología Gerardo Meil, de la Universidad Autónoma de Madrid: “11 horas de desconexión suponen 13 de conexión”, sentencia. Considera que el acuerdo francés es “una forma de enmascarar una jornada demasiado elevada”. Pero ve algún aspecto positivo: “La conciliación es un tema que se debate”. Le resulta un magro consuelo ante el problema que subyace: la sobrecarga de trabajo, “una cuestión estructural, no coyuntural”.

“Once horas de desconexión son 13 de conexión”, dice un sociólogo

“Bienvenido sea el acuerdo, pero solo arregla una de las manifestaciones del problema, y no el problema en sí. Si las empresas quieren resolver las dificultades para conciliar la vida personal y laboral, deben resolver también la sobrecarga de tareas, muy ligada a la reducción del tamaño de las plantillas y al reparto de las tareas entre menos personas”, afirma este experto.

¿Cómo conciliar cuando hay un exceso de tareas o se trabajaba con objetivos a menudo difíciles de alcanzar? La pieza clave, para Meil, es el jefe inmediato y en qué medida es flexible. Una fórmula como el teletrabajo, muy favorecida por las nuevas tecnologías, no es forzosamente la panacea. “A unas personas les permite conciliar mejor, pero para otras es una sobrecarga porque caen en la autoexplotación o se encuentran con que el responsable les pide demasiado”, asegura Meil. “También se puede teletrabajar desde el lugar de vacaciones. Todo depende del uso que se dé a las nuevas tecnologías”, ironiza.

“Siempre hemos defendido que las nuevas herramientas de ben estar al servicio del ciudadano, del trabajador, y no servir para esclavizarlo”, tercia Ignacio Buqueras. Es el presidente de la Comisión para la Racionalización de los Horarios Españoles, una organización que promueve la conciliación entre trabajo y vida personal con dos herramientas básicas: menos tiempo pero mayor eficacia en el puesto de trabajo y horarios más tempraneros.

“En el mundo de la empresa y en el de la política hay quienes creen que hay que estar al servicio 24 horas al día, y eso no puede ser”, lamenta Buqueras. “Además, impera la cultura del presentismo, que también puede ser a distancia. Bien está que si hay una emergencia todo el mundo se vuelque, pero no se puede hacer por sistema”, plantea este experto, que demanda políticas de conciliación no solo en España, sino también en el ámbito de la UE. “Todos tenemos 86.400 segundos al día. Es lo único que nos iguala. Depende de cómo los organice cada uno, y de cómo se los dejen organizar, vivirá más o menos feliz”.

El Pais