¿Se ejerce por empresarios, mandos intermedios o por los técnicos de prevención un liderazgo en prevención? ¿Están preparados? ¿Tenemos las competencias y habilidades necesarias para ejercer un liderazgo en prevención exitoso, que sea capaz de cambiar e inspirar conductas y acciones seguras?

No es objeto de este post hablar entrar en los modelos teóricos del liderazgo, a este respecto puede consultarse numerosa bibliografía, entre ella y de gran interés recomiendo la lectura de las Notas Técnicas del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo 1025, 1026 y 1027 .

Sin embargo, si es objeto de este post recoger, cuales son las claves para ejercer un liderazgo exitoso en prevención de riesgos laborales, es decir, un liderazgo con efectos positivos en la seguridad y salud de las personas y de las organizaciones.

El liderazgo, término anglosajón lead (dirigir, guiar), se puede definir como la cualidad o habilidad que posee una persona o un grupo que dispone de la capacidad, conocimientos y prácticas (experiencias) para dirigir e influenciar sobre el comportamiento de otras personas. El liderazgo está muy relacionado con la capacidad de una persona o en su caso un grupo para generar y canalizar capacidades y motivación en un determinado proyecto, empresa, principio/idea… El liderazgo, aplicado hasta ahora en la escena política, social y más recientemente empresarial puede y debe aplicarse en Prevención de Riesgos Laborales y ser también considerado como unobjetivo prioritario si queremos asegurar el éxito empresarial de una organización a través de una mejora de la condiciones de seguridad y salud de los trabajadores y por ende lograr organizaciones saludables y socialmente responsables.

A mi entender, estas son las 7 claves del liderazgo en prevención:

Compromiso: El liderazgo en prevención exige de un compromiso firme de garantizar la seguridad y salud de los trabajadores,  parte del empresario en primer lugar y de todos los miembros de su organización segundo lugar. Este compromiso debe ser informado, conocido y compartido con todos los miembros de la empresa y realmente practicado.

insht

Gestión de la prevención basada en la integración y la mejora continua: Ya la propia Ley de Prevención establece la obligación de integrar la PRL en toda la estructura organizativa de la empresa y en todas sus actividades. Del mismo modo encomienda al empresario a que desarrolle una acción permanente de seguimiento de la actividad preventiva con el objetivo de perfeccionar de manera continua las actividades de identificación, evaluación y control de los riesgos. El principio de integración y mejora continua debe regir cualquier sistema de gestión empresarial y en particular el de gestión de la seguridad y salud en el trabajo.

Participación activa y comunicación (retroalimentación):Participar y hacer participar activamente de los objetivos de seguridad  y salud de la organización. Para ello es fundamental escuchar lo que los trabajadores tienen que decir sobre las condiciones de trabajo, su ejecución, los medios, equipos o herramientas con los que trabajan, medidas preventivas adoptadas y su eficacia e interferencia con la seguridad, producción, etc. La comunicación en PRL  para favorecer un liderazgo con resultados positivos ha de ser multidireccional, multicanal y constructiva.

Sinceridad: Es una expectativa poco considerada en las organizaciones cuando en realidad es una de las más importantes. La sinceridad en materia de PRL debe considerar qué decir y cómo decirlo. Siempre desde una perspectiva realista.

Actitud y comportamiento positivo en materia de Seguridad y Salud en el trabajo: Si los responsables de una empresa, los que lideran la visión, misión y valores de la organización no tienen una actitud  y comportamiento positivo en y hacia la Seguridad y Salud en el trabajo difícilmente podrán inspirarla y encontrarla en las personas que integran dicha organización.

Empatía: La capacidad de ponerse en el lugar del otro, está también muy presente en el liderazgo en PRL y ello adquiere mucha importancia si tenemos en cuenta que son los trabajadores los que realizan el trabajo, los que usan los EPIS, los que aplican los protocolos  y procedimientos de trabajo…Participar de su realidad en materia de seguridad y salud laboral.

Ejemplo: Predicar con el ejemplo. Para fomentar conductas y acciones seguras en nuestra organización debemos ser escrupulosos en el cumplimiento de las medidas de prevención y protección. Si un mando intermedio o el mismo gerente de una empresa obvia o no cumple con los objetivos preventivos difícilmente podremos generar, fomentar o inspirar una verdadera cultura preventiva. Debemos predicar y practicar cultura y conciencia preventiva.

La competencia del liderazgo debe desarrollarse no solo por empresarios y mandos intermedios sino tambiénpor todas aquellas figuras que tienen de un modo u otro responsabilidades en materia de seguridad y salud en el trabajo, entre ellas obviamente los técnicos de prevención. Sólo de esa forma podrá implantarse de forma efectiva una verdadera cultura y conciencia de prevención que ayude a construir organizaciones seguras, saludables y socialmente responsables.

Si eres directivo y quieres realizar una autoevaluación del liderazgo en materia de Seguridad y Salud en el Trabajo puedes rellenar el cuestionario de la Guía “Liderazgo en la gestión de la Prevención en materia de Seguridad y Salud en el Trabajo” de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo.

También puede interesar realizar el Cuestionario de Autoevaluación simplificada de los atributos esenciales del liderazgo transparente basada en la NTP Nota Técnica de Prevención 817 del Instituto Nacional de Seguridad en el Trabajo.

Dolores Rico Garcia