Las ocho enfermedades que afectan al trabajador moderno

20 de mayo de 2013

Muchos solemos pensar que las personas que pasamos la mayor parte de nuestra jornada laboral frente a un ordenador o trabajando desde la comodidad de nuestro hogar, no estamos expuestos a casi ningún riesgo laboral.

Sin embargo, como más adelante veremos en este artículo, los hábitos y costumbres del trabajador postmoderno pueden pasarle factura. A continuación os mostramos ocho de las enfermedades que de forma directa o indirecta afectan al trabajador del siglo XXI. ¿Sufres alguna?:

 cafe2

 

1. Adicción a la cafeína

La adicción a la cafeína es un problema mucho más serio de que lo que podemos pensar. La cafeína no sólo nos mantiene despiertos, sino que incide directamente sobre nuestro nivel de nervios y estrés, aumentando nuestra tensión e incluso está relacionada con problemas cardiacos. Si nada más despertarnos por la mañana lo primero que pensamos es “necesito un café” probablemente ya seamos adictos a la cafeína, un indicio que se confirma si a lo largo de una mañana de trabajo tomamos más de tres tazas de café.

 trabajo-500x272

2. Trabajar hasta muy tarde

 

Son muchos los freelancers que asumen más trabajo del que pueden entregar trabajando 8 horas al día, por lo que se ven “obligados” a trabajar sin descanso hasta altas horas de la madrugada. No hay ningún problema por echar unas horas extra cuando nos encontramos enfrascados en un proyecto especialmente complejo. El problema surge cuando el trabajar hasta tarde y no descansar adecuadamente se transforma en algo rutinario. La alteración de nuestro ciclo de sueño, el no descansar bien, nos vuelve en persona irritables y agresivas, y de prolongarse nos convierte en personas menos productivas e incluso con tendencias depresivas.

 tabaco_mujer-670xXx803. Tabaquismo

 

Aunque afortunadamente ya no se puede fumar en la oficina, no hay nada que nos impida hacerlo en nuestro hogar. Está demostrado que las personas que trabajan en sus casas fuman mucho más que cuando tienen la oportunidad de salir, socializarse con otras personas, acudir a un centro de trabajo de forma regular… Reducir el consumo de tabaco pasa por considerar nuestra casa como nuestro lugar de trabajo y como tal sujeto a Ley que impide fumar en empresas y oficinas. Si necesitamos fumar un cigarrillo la solución es simple: tal y como haríamos en una oficina, saldremos de nuestra casa y fumaremos en la calle. A los pocos días descubriremos cómo ya no nos apetece tanto fumar, nuestros ceniceros estarán casi vacíos y quién sabe, quizás encontremos el método para dejar de fumar.

 

imagesCAT273X4

 

4. Síndrome del túnel carpiano

 El síndrome del túnel carpiano afecta a un buen porcentaje de las personas que a diario pasan buena parte de su jornada laboral frente a un ordenador. La causa principal hemos de encontrarla en los movimientos antinaturales que realizamos cuando trabajamos con el ratón. A menos que trabajemos con un ratón ergonómico pronto descubriremos como esta posición presiona el nervio mediano, causando a la postre calambres, dolor e incluso atrofia de los músculos. Si comenzamos a sentir molestias es vital consultar a un especialista ya que se trata de un problema que no podemos tomarnos a la ligera.

 imagesCAX9C2Y2

5. Escozor de ojos

 Cuando trabajamos frente a una pantalla retroiluminada durante todo el día es normal que sintamos molestias oculares, escozor e incluso dolor de cabeza. Si además dormimos poco y trabajamos hasta tarde, esta sensación tenderá a agudizarse. Afortunadamente solucionarlo es tan sencillo como cerrar los ojos durante un par de minutos, intentando desconectar de el ambiente que nos rodea.

 

 falta-de-atencion

6. Falta de concentración

 

Internet no ha hecho sino aumentar la dificultad que experimentan muchas personas para concentrarse y focalizar su atención hacia una tarea concreta. Facebook, Twitter, feeds RSS, e-mail, etc. son sólo algunas de las principales fuentes de distracción con los que tiene que lidiar el trabajador moderno. Utilizadas a la ligera todas estas fuentes de distracción repercuten negativamente a nuestra productividad, llegando al extremo de descubrirnos a nosotros mismos al finalizar nuestra jornada con la mitad de las cosas sin hacer.

 ebook-img

7. Dolor de espalda y cuello

 Pasamos la mayor parte del día sentados, en una posición que podríamos definir, siendo generosos, como de forzada. Si no cuidamos nuestra postura pronto comenzaremos a sentir molestias en cuello y espalda, como consecuencia del agarrotamiento de músculos y nervios. Evitarlo no sólo pasa por adoptar una buena postura y adquirir hábitos ergonómicos sino tomarnos también unos minutos diarios para “estirarnos”, “despejar nuestros músculos”. Además resulta vital que fuera de nuestro trabajo tengamos hábitos saludables y que practiquemos algún deporte.

 estres

8. Estrés

 No existe una única causa que explique el estrés. Una carga de trabajo exagerada, clientes con exigencias poco razonables, fechas de entrega que no se ajustan a la realidad, presiones provenientes de nuestros superiores o de nuestros compañeros de trabajo son sólo algunos de los ejemplos más representativos. Existe un estrés positivo que nos ayuda a mantenernos en un estado de sana actividad, pero en muchas ocasiones puede derivar en un estrés negativo que nos produce noches insomnes, dolores de cabeza continuos, hipertensión arterial, etc.

Anuncios

Más de 9 millones de españoles soportan ruidos superiores a los recomendados

20 de mayo de 2013

ruido

 

 

Según el Informe “Ruido y Salud” elaborado por el Observatorio de Salud y Medio Ambiente de DKV, GAES y ECODES, más de nueve millones de personas en España estarían soportando unos niveles de ruido superiores a los recomendados, una situación que podría incidir directamente en su salud ya que el ruido provoca importantes niveles estrés, ansiedad, alteraciones del sueño e incluso, según los expertos, podría llegar a restar años de vida. Un dato: la OMS alerta de que cada año se pierden en Europa 587.000 años de vida por discapacidad debido a las molestias que produce el ruido.

 Según los expertos que han elaborado el informe, por cada decibelio por encima del umbral de 65 dB, aumentan un 5,3% los ingresos hospitalarios debidos, sobre todo, a problemas cardiovasculares y, pese a que hasta hace poco tiempo la principal causa de pérdida de audición había sido la exposición al ruido en el entorno laboral, en los últimos años han aparecido otras fuentes de riesgo en este ámbito como el uso de reproductores de música con auriculares, en este sentido, se alerta de que muchos jóvenes acabarán experimentando presbiacusia, o pérdida auditiva por la edad, a los 40 a 45 años, dos décadas antes de lo que podría considerarse normal.


La actitud preventiva

20 de mayo de 2013

DibujoLa actitud personal de cada individuo frente a la prevención de riesgos es decisiva y sólo conociendo bien cada riesgo, comprendiendo a fondo la medida de prevención que corresponde y asumiendo su parte de responsabilidad preventiva en la organización, se consigue un comportamiento adecuado y unos resultados tangibles. 

 Obstáculos para un comportamiento seguro

El ser humano siempre está ocupado en mantener su equilibrio interior, ya que las contradicciones entre distintas informaciones o entre lo que piensa y lo que hace le generan una tensión interna.

Dependiendo de la intensidad y de la situación, este deseo de ausencia de contradicción interna puede ser un motivador, pero también un freno a los cambios. La contradicción existente en el ámbito de la seguridad entre la idea de que “nadie quiere ser víctima de un accidente” y el “frecuente comportamiento arriesgado en el trabajo” se debe analizar con detalle y reflexionar sobre los obstáculos que evitan vencer esta contradicción:

  1. El trabajador puede tener una idea de falsa seguridad

Es necesario sentirse amenazado para que surja el sentimiento de inseguridad y, en general, lo primero no ocurre o se ve lejano, llevando a una falsa seguridad.

 2. El trabajador conoce el riesgo, pero piensa que no puede hacer nada

Es necesario convencer de poder actuar contra el riesgo y persuadir de poner en marcha de forma constante una determinada medida de seguridad. De lo contrario, el trabajador minimiza el peligro para reducir el malestar que le genera conocer el mismo sin concienciarse de la solución.

3. Un método seguro de trabajo entra en conflicto, a menudo, con otras necesidades

En general, no se experimenta sólo la necesidad de mantenerse indemne y en buena salud, sino que también se quieren obtener otras fuentes de satisfacción como: cumplir con el trabajo, ser valorado por colegas y superiores, sentirse bien en su entorno, tener buena imagen, etc. Antes de actuar se valoran, en general, las consecuencias posibles y se elige la actitud que proporciona más efectos positivos que negativos. En este momento, otras necesidades pesan quizás más sobre la decisión que una actitud de acuerdo a la prevención, ya que los accidentes son acontecimientos raros y, en consecuencia, se piensa que es improbable que sucedan.

  4. La experiencia, a veces, conduce a una pista falsa

Las buenas y malas experiencias influyen en el comportamiento humano. Formas de comportamiento que han sido ventajosas una vez se repetirán en situaciones similares. Con el tiempo se transforman en hábitos. En caso de fracaso pasa lo contrario: situaciones y formas de comportamiento que han presentado inconvenientes se evitarán en el futuro. En materia de seguridad en el trabajo no se puede uno fiar apenas de este proceso natural de aprendizaje: por regla general aprovechamos muy poco las ventajas de un modo de trabajo seguro pues, en general, no pasa nada. Contrariamente, a menudo genera inconvenientes y son ligados a gastos suplementarios y limitaciones personales. En la mayoría de los casos no hay daño en un comportamiento contrario a la seguridad, pero es muy posible que, por otro lado, haga ganar tiempo.

 ¿Cómo reconocer dónde se bloquea la acción preventiva?

Es primordial reconocer dónde existe el bloqueo de la acción preventiva, conociendo ya los obstáculos existentes. Si se descubre lo que induce a una persona o a un grupo de personas a comportarse de forma opuesta a la seguridad en una situación determinada, se pueden aplicar las medidas que convienen en ese punto preciso.

Sólo el diálogo con las personas afectadas indicará lo que les motiva a hacer o no hacer alguna cosa, escuchándolas con atención y dando pruebas de comprensión sobre sus reflexiones y necesidades personales. Los trabajadores deben darse cuenta de que se les toma en serio, que la empresa adopta un comportamiento coherente y que se trata de su propia seguridad y de la de los demás.

¿Cómo estimular un comportamiento seguro?

 1. Informar sobre los peligros y las medidas de protección

Cuanto mejor se comprenda el peligro, mayor será la disposición a adoptar medidas de seguridad, por ello se debe:

– Transmitir la información sobre los riesgos de forma concreta y competente e ilustrar, si es posible, lo que se puede producir con experiencias prácticas o ejemplos de accidentes. Los ejemplos deberían enfrentar al trabajador con la realidad para que la idea de “eso me puede suceder a mí” le haga mella y le ayude a reflexionar sobre las posibles consecuencias a corto, medio y largo plazo para sí mismo y para el entorno.

– Integrar de forma regular la prevención en todas las acciones para ser coherente con la política de la empresa.

 2. Asociar siempre las informaciones sobre peligros a las actuaciones preventivas

Es importante reaccionar a las cuestiones y objeciones que planteen los trabajadores sobre los potenciales riesgos, siendo necesario trabajar a fondo los temas para que se asocie siempre el riesgo con la prevención y/o protección y se convenzan las personas de que la medida es necesaria, les protege y es realizable. Así se elimina el malestar que genera la idea del peligro por sí sólo y su posible minimización interior.

 3. Inducir a la participación

Para lograr armonizar el comportamiento seguro con las necesidades personales y las exigencias de la empresa conviene integrar a las personas afectadas, tanto en la elaboración de las medidas, como en la elección de los EPI o de nuevos instrumentos o máquinas, por lo que se puede, por ejemplo:

–          Pedir a las personas afectadas qué exigencias debe tener una nueva protección para que sea eficaz.

–          Discutir las ventajas e inconvenientes de una nueva medida de prevención de riesgos.

–          Hacer un llamamiento a los trabajadores para evaluar las medidas adoptadas, etc.

La participación aumenta el nivel de aplicación de las medidas y favorece su aceptación, siempre que la empresa “se interese por las respuestas” a las preguntas planteadas “o por las sugerencias” presentadas por los trabajadores, “actuando en consecuencia”. De lo contrario, la participación decaerá y la decepción frenará el impulso adquirido, y la política de la empresa perderá credibilidad, hecho muy difícil de recuperar.

 3. Incorporar en la empresa una cultura de seguridad creíble

Cuanto más vivida de arriba abajo sea la cultura de la seguridad, más integradas estarán todas las acciones y más sencillo será impulsar el comportamiento seguro. Los trabajadores interpretan de qué manera la empresa toma en serio la protección de la salud después de poner en marcha el plan de prevención en la empresa, al responderse a algunas simples preguntas como:

–          ¿Qué comportamiento tienen los superiores con relación a la seguridad? ¿Es coherente?

–          ¿Cómo se ponen al corriente de las novedades los trabajadores y…… los trabajadores temporales?

–          Los plazos acordados, ¿son realistas y permiten respetar las disposiciones de seguridad?

–          Los superiores, ¿insisten en los casos de comportamientos contrarios a la seguridad?

 4. Motivación y recompensa

Dado que el beneficio de un comportamiento seguro no es evidente a primera vista, es necesario mirar más a fondo. Por un lado, puede ser motivador relacionar un comportamiento conforme a la seguridad con efectos positivos bajo forma de recompensa, pero es igual de importante despojar de todo atractivo todos los comportamientos contrarios a la seguridad.


CALENDARIO FORMATIVO JUNIO 2013

20 de mayo de 2013

junio 2013


5 de Mayo de 2013 – VIII MARXA btt TRANSALEDUA. LLOMBAI

8 de mayo de 2013

Nueva carrera de la peña MTB.

 

 

carrera llombai

Perfil_Senzill[1]RECOGIDA DORSALES

SALIDA 3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

POR FIN UNA QUE SALGO EN CARRERA LLEGADA