INVASSAT prepara una guía de buenas prácticas en el sector fallero.

31 de enero de 2013

El Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (INVASSAT) ha iniciado una serie de visitas a distintos talleres falleros representativos del sector, con el objeto de analizar en profundidad la problemática, en materia de prevención de riesgos laborales, propia de la actividad fallera.

detalle20063[1]

Así, el director general del INVASSAT, Miguel Ángel Tarín, ha visitado  talleres de los artistas falleros, con el objeto de presentar este proyecto de actuación y solicitarles su colaboración, así como recoger las buenas prácticas preventivas que se lleven a cabo.

Los trabajadores de los talleres falleros, tanto en la fase de diseño y construcción del monumento en el taller, como durante el transporte del mismo y su montaje final en la calle, durante la “plantà”, pueden estar expuestos a una serie de riesgos específicos de la actividad y derivados de las condiciones de trabajo existentes en el desarrollo de sus actuaciones.

Desde el INVASSAT se están analizando todos los factores de riesgo que afectan a los trabajadores del sector. Dicho análisis permitirá elaborar una serie de recomendaciones y buenas prácticas en el sector tendentes a la mejora de las condiciones de seguridad y salud laboral.

Tarín ha explicado que “el carácter tradicional y popular del mundo fallero ofrece una oportunidad idónea para implementar y difundir la cultura de la prevención en la sociedad valenciana, por lo que desde el INVASSAT se ha decidido desarrollar una actuación específica encaminada a promover la seguridad y la salud laboral, que concluirá con la edición de una guía de buenas prácticas para el sector”.

Esta actuación además coincide en el tiempo con el desarrollo del RD 1690/2011, de 18 de noviembre, que regula la obtención del título de Técnico Superior Artista Fallero y Construcción de Escenografías y se fijan sus enseñanzas mínimas, incluyéndose entre sus competencias la generación de entornos seguros en el desarrollo del trabajo de artista fallero y el de su equipo, supervisando y aplicando los procedimientos de prevención de riesgos laborales y ambientales, de acuerdo con lo establecido por la normativa y los objetivos de la empresa.

 


Las 8 claves para ser feliz en el trabajo

30 de enero de 2013

imagesCA4Y46A4

Pasamos un tercio de nuestra vida en el trabajo y ser feliz en él es básico para asegurar una vida plena. Algunas claves para conseguirlo  son las siguientes:

 1. Lista de objetivos. De todos es sabido que el trabajo en vano conduce a la melancolía por lo que es imprescindible que establezcamos clara y concisamente los objetivos que queremos lograr a corto y medio plazo. Dichos objetivos tienen que ser alcanzables y medibles y debemos luchar para conseguirlos. De hecho, deberíamos tener nuestra lista de objetivos laborales semanales, mensuales y anuales: llegar a una cifra de ventas, lograr aprender algo, conseguir un ascenso, terminar una tarea tediosa…

 2. Controla lo que sucede. Todo lo que sucede depende de ti, por lo que no le eches la culpa ni a tu jefe ni a tus compañeros ni a tus colaboradores. Tienes que tener el control, conocer todas la variables que inciden en tu trabajo, planificar las tareas, tener a mano los documentos clave y saber antes que nadie qué sucederá mañana. Prepara las reuniones y evita sorpresas: no te excuses y asegúrate de que no te pillen desprevenido. Probablemente uno de los factores que producen más infelicidad en el trabajo es la sensación de descontrol cuando te asignan muchas tareas y responsabilidades y pesa sobre ti la sensación de que no las estás controlando.

 Mantén el control. Quien permanentemente se siente una víctima y sienta que el mundo conspira contra su persona será infeliz. Sucede que las personas que están en esa situación no tendrán el control de sus vidas y sostendrán que el motivo de su infelicidad está en un factor externo a  ellos que no pueden hacer nada al respecto y repiten constantemente “Si solo…”

 3. Crea equipo y pásatelo bien. Rodéate de un buen equipo, de un buen jefe, de buenos compañeros, sé leal, ayúdalos, sé generoso y eso repercutirá en tu trabajo. Siéntete parte de un proyecto grande y vívelo: la sensación de pertenencia a un grupo que lucha unido por un objetivo es impagable. Comunícate de forma abierta, no ocultes información, sé transparente, comparte cafés y comidas. Todo lo que des volverá a ti.

 4. Aprende cada día. Esfuérzate por aprender cada día, absorbe todas las experiencias del día, observa a los clientes, lee el periódico, analiza el porqué de las decisiones . Si no evolucionas y si continúas haciendo el mismo trabajo toda tu vida, nunca te van a subir el sueldo. El día que dejes de aprender, deja la compañía. Hazlo de forma silenciosa y tranquila.

 5. Toma decisiones, actúa. No pienses tanto ni le des mil vueltas a todo. Olvídate de grandes estudios y actúa: no tengas miedo a tomar decisiones ni a equivocarte. En situaciones complicadas no te pares, decide y muévete con rapidez aunque no estés completamente seguro de si lo que estás haciendo es la mejor solución; seguro que será mejor hacer algo que no hacerlo. ¿Qué puede pasar si te equivocas?, ¿de verdad será tan malo?

 6. No te quejes. Deja de quejarte. Si no te gusta tu jefe, deja el trabajo. Si crees que cobras poco, esfuérzate por mejorar y aprender. Cómete los marrones en silencio; no hagas apología del sobre-esfuerzo que realizas: tanto si trabajas por la noche como si lo haces en fin de semana, súfrelo o disfrútalo en la soledad; no envíes correos nocturnos ni durante el fin de semana para demostrar que trabajas a todas horas. Quejarse de lo que te sucede es una debilidad del espíritu. Si no estás de acuerdo con tu salario, te has esforzado por mejorar y aprender y no tienes recompensa, deja tu trabajo pero, por favor, no te pases toda una vida llorando en la cafetera por lo incomprendido que te sientes.

 7. Haz deporte. Si tu ritmo de trabajo es alto, tendrás que hacer deporte para soportar la presión y despejar tu cabeza. Puedes hacerlo al mediodía o por la tarde pero recuerda que tienes que sudar y cansarte hasta la extenuación. Si además practicas fondo (running, natación o ciclismo) estarás entrenando un montón de habilidades que podrás utilizar en tu trabajo diario: la resistencia, la perseverancia, el temple ante las situaciones límites…

 8. Gana dinero. Si tienes más de 28 años, el romanticismo acabó y es hora de concentrarse en ganar dinero. Si no ganas dinero no serás feliz. Si no te sientes recompensado, no serás feliz. Si no puedes salir a cenar o irte de fin de semana, no serás feliz. Si sigues escrupulosamente los puntos anteriores muy probablemente serás mucho más efectivo en el trabajo, serás más valioso y tu valor  aumentará.


“TU SALUD, UNA INVERSIÓN DE FUTURO”

30 de enero de 2013

 

550962_368434389915841_595584152_n

23909_368433339915946_1156854801_n

ALDAIA – CALICANTO – SIERRA PERENCHIZA – CORTICHELLES


La seguridad vial bajo mínimos

30 de enero de 2013

svl

Un estudio llevado centrado en un millar de empresas españolas revela que tan sólo el 13% de ellas cuentan con un plan de seguridad vial y que, tan sólo, la mitad imparte cursos de formación a sus trabajadores sobre esa materia.

 Aparte de esta “estadística”, lo más preocupante de los resultados del estudio es el hecho de que más de la mitad de las compañías no consideran que los accidentes de tráfico constituyan un riesgo laboral y ni tan siquiera incluyen a los accidentes “in itinere” en la categoría de accidentes laborales.

Esta percepción choca con la realidad, y es que en España, los accidentes laborales de tráfico “aportan” el 30% del total de los fallecidos en accidente laboral, y un dato a tener en cuenta: la mayoría de los accidentes se produjeron a las 8 de la mañana y a las 14:00 horas, es decir, generalmente, las horas de entrada y salida del trabajo, con lo que un plan de seguridad que permitiera a los trabajadores de la empresa una flexibilidad en sus horarios de entrada y salida podría ser un buen instrumento para evitar las concentraciones de tráfico que son la causa de algunos de estos accidentes.


15 de enero de 2013

image


CALENDARIO DE FORMACION FEBRERO 2013

15 de enero de 2013

CALENDARIO FEBRERO 2013


La salud y la seguridad para el sector de la hostelería, la restauración y el catering

15 de enero de 2013

hosteleria

 

El sector de la hostelería, la restauración y el catering es una de las principales fuentes de empleo en Europa, con prácticamente ocho millones de trabajadores. Esto refuerza la importancia de contar con una prevención de riesgos ante los accidentes y las enfermedades profesionales y con una gestión de la salud y la seguridad en el sector que resulten adecuadas.

Contar con una buena gestión de la salud y la seguridad en el sector empieza por:

  1. Evaluar los riesgos del puesto de trabajo.
  2. Informar sobre los riesgos y las medidas de prevencion y protección
  3. Dar la adecuada formación en materia de prevencion de riesgos laborales.
  4. Ofrecer una adecuada vigilancia de salud, teniendo en cuenta el puesto de trabajo desarrollado

El sector de la hostelería, la restauración y el catering es uno de los que crecen más rápidamente en Europa. En 2004 trabajaban en él más de 7,8 millones de personas y su volumen de facturación superaba los 338 000 millones de euros. Engloba fundamentalmente a restaurantes y bares, en los que se concentran tres cuartas partes del total de empleos. Comprende también los campings, albergues juveniles y comedores de empresas. La gran mayoría de las empresas son pequeñas, con plantillas de menos de 10 empleados. La proporción de mujeres supera ligeramente el 50% del total.

Los empleos suelen ser temporales, con horarios irregulares, baja remuneración y pocas perspectivas profesionales. Existe una elevada proporción de jóvenes.

Las características del sector que pueden repercutir negativamente en la salud y la seguridad en el trabajo (SST) son las que siguen:

  • cargas de trabajo elevadas
  • obligación de mantenerse de pie y de adoptar posturas estáticas durante muchas horas
  • contacto con clientes (en ocasiones, difíciles)
  • niveles elevados de trabajo por la noche y en fines de semana, que perturban el equilibrio entre la vida laboral y personal del empleado
  • niveles de estrés elevados
  • trabajo monótono
  • acoso, e incluso violencia, por parte de clientes.