Vivir bien para envejecer mejor

26 de febrero de 2014

12 consejos para una vida plena

Mayores, ancianos

Foto: EUROPA PRESS
(Infosalus/EP)

   Se estima que hacia finales de este siglo la esperanza de vida alcanzará los 120 años, la generación actual puede pasar de los 90 y sin embargo la incógnita parece ser cómo compaginar el sedentarismo de la sociedad actual, las prisas y el estrés laboral con la calidad del tiempo que nos toca vivir.

   En el pasado siglo se invirtió la pirámide poblacional y en la actualidad un grupo reducido de jóvenes sustenta a una gran masa de mayores. Esto repercute en gran medida en un aumento del gasto sanitario, derivado del uso de pruebas diagnósticas cada vez más sofisticadas y a la cantidad de trastornos asociados al envejecimiento y su tratamiento. Por otro lado, las empresas podrían aumentar su productividad al implantar estrategias para fomentar la salud del trabajador consiguiendo así más motivación y menos bajas por absentismo y enfermedad.

   Todas estas ideas que apoyan la necesidad social de aprender a envejecer de forma saludable están en la base de ‘El Método del Dr. Neyra. Cuatro pasos para vivir mejor’ (Grijalbo, 2104).

   Neyra, especialista en Medicina de la Educación Física y al frente durante años de los equipos de fútbol y baloncesto del Real Madrid, ofrece a los lectores de Infosalus 12 consejos para envejecer con salud divididos en los cuatro ámbitos clave de lo que considera, más que un método, una filosofía de vida.

MOTIVACIÓN

1. Levantarse del sillón. “En la sociedad del sedentarismo y de las enfermedades del alma como la depresión o la ansiedad, el mejor motor para conseguir algo es la motivación”, afirma Neyra. Para cambiar es necesario ser conscientes del sedentarismo existente en el día a día y combatirlo como a un enemigo.

2. Identificar las características individuales y apostar por la seguridad de que es posible el cambio.

3. Reconocer que hay que cambiar, que existen hábitos tóxicos a erradicar como el consumo de tabaco, alcohol o la vida sedentaria.

ALIMENTACIÓN

4. Adoptar una alimentación adaptada al ritmo de vida individual. El consumo de calorías y las características de los alimentos deben ir acordes al gasto energético que una jornada diaria supone para cada persona. Las calorías que necesita un oficinista no son las mismas que las que necesita un deportista profesional o un minero.

5. Cambiar los hábitos para conseguir ‘comer de forma limpia’. Este concepto acuñado por Neyra supone seguir una alimentación saludable en la que se evitan los conservantes, los productos procesados, los azúcares o frenar el consumo de sal. Es posible saltarse la dieta en ocasiones pero siempre partiendo de un estado de salud bueno tras mantener una dieta saludable acorde a cada persona, señala el doctor.

6. Ser conscientes de la calidad de los alimentos que tomamos. “Lo que se come es lo que horas más tarde alimentará a las células del organismo”, explica Neyra. La alimentación de cada día debería basarse en lo que ese día concreto se va a realizar, y combinar así elementos como los hidratos de carbono, las proteínas o las vitaminas en función de las demandas que tendrá que satisfacer el organismo.

DEPORTE

7. Realizar actividad física. Neyra distingue entre ejercicio, actividad física y deporte encontrando la virtud en el término medio. El ejercicio es una práctica física potente que se realiza de forma puntual y la actividad física es ejercicio moderado realizado de forma pautada y habitual. El deporte, por su lado, sería ejercer como profesión con alto nivel de exigencia para el organismo una actividad física.

8. Utilizar la competitividad con uno mismo como medio de saltar del sillón. En este sentido la competencia sí es saludable ya que supone una activación personal para conseguir adaptar la actividad física a los requerimientos personales, ya que como acentúa el experto, todas estas actuaciones se deben emprender de forma adaptada al físico de cada persona y a la situación vital por la que atraviesa.

9. Erradicar los extremismos y la competitividad. Neyra señala que en sus años de trabajo ha podido ver cómo sufre la salud de los deportistas de élite por lo extenuante de su profesión. Por ello, apoya una actividad física moderada y acorde al estilo de vida personal y la edad que reporte beneficios para la salud frente a la práctica de actividades como el maratón, decatlón o el denominado ‘IronMan’.

ANTIENVEJECIMIENTO

10. En las horas de trabajo también hay que cuidar de la salud. Una tercera parte de nuestro tiempo discurre trabajando. En España la existencia de las mutuas laborales ha frenado la puesta en marcha de estrategias de salud laboral dentro de la empresa que pueden suponer un aumento en la productividad de las compañías y del bienestar del trabajador, apunta Neyra.

11. Identificar los estados carenciales. En el mundo desarrollado también existen trastornos físicos derivados de estas carencias en personas mayores y niños. Por ello, es necesario tomar suplementos de vitaminas y antioxidantes según las necesidades de cada edad y momento de la vida.

12. Realizar actividad física. Es, según el especialista, el mejor sistema anti-envejecimiento. Para Neyra, el objetivo es poder seguir activos hasta los últimos días de la vida.

 
 
Anuncios

Cinco hábitos saludables para los niños

26 de febrero de 2014

Buenas costumbres

Buenas costumbres: Cinco hábitos saludables para los niños
 ser Padres.es
 
Los hábitos son esas acciones que, a base de repetirlas, se convierten en nuestra forma de hacer las cosas. Establecer rutinas saludables en la infancia es una inversión en salud para toda la vida.
 
Comer bien, hacer deporte, beber agua o ver menos televisión son algunas costumbres que los niños deben aprender desde pequeños para llevar una vida sana. No hay que esperar a que nuestro hijo tenga problemas de salud o sobrepeso para establecer unos buenos hábitos de vida.

La prevención es, sin duda, la mejor apuesta de futuro. El juego y el deporte son, junto a una alimentación equilibrada, los pilares de una vida saludable.

1. Una alimentación variada y equilibrada

Una alimentación variada garantiza que el niño obtenga los nutrientes que necesita. Por eso, aunque él tiene sus platos favoritos, es importante animarle (sin obligarle) a probar cosas nuevas. El gusto de los pequeños es cambiante y poco a poco aceptarán la verdura o el pescado que al principio no querían ni ver.

El equilibrio se refleja en la proporción diaria de hidratos de carbono, proteínas y grasas. La alimentación de hoy día tiende a desequilibrarse: o tomamos mucha proteína o nos pasamos con los hidratos de carbono. La pirámide alimentaria ofrece unas cantidades y proporciones adecuadas. Hemos de tener en cuenta, las siguientes pautas:

  • Más fruta y verdura. Consumir cinco raciones diarias de fruta y verdura.
  • Menos proteínas. Reducir el consumo de carne a dos o tres veces por semana y tomar pescado en la misma proporción. Basta con comer cualquiera de estos una vez al día. Pero si tomamos de uno, no conviene hacerlo del otro.
  • Más cereales. Deben consumirlos diariamente en forma de arroz, pasta o pan.
  • Menos comida rápida. Limitar al máximo la comida rápida y la bollería industrial (contienen mucha grasa y calorías).
  • También es importante hacer un buen desayuno para asegurarnos de que nuestro organismo obtiene los hidratos de carbono que necesita por la mañana.

Buenos hábitos alimenticios

  • Establecer horarios fijos para cada comida. Hay que acostumbrar al cuerpo a unos horarios y limitar el picoteo entre horas.
  • Planear las comidas con antelación. Así suelen ser más equilibradas y completas. Podemos establecer un momento de la semana en el que diseñar el menú, y otro para comprar lo que necesitamos.
  • Compartir al menos una comida familiar. Es una oportunidad de convertirnos en un modelo de hábitos para nuestro hijo.
  • Disfrutar de la cena todos juntos. En el caso de que haya faltado fruta, verdura o proteínas en la comida, todavía estamos a tiempo de compensar estas carencias.
  • Hacer las comidas más originales y apetecibles. La monotonía en la mesa produce insatisfacción e induce al picoteo.

2. Beber agua

El 70% de nuestro cuerpo es agua, imprescindible para eliminar toxinas e hidratar todos los órganos. Apostar por el agua como bebida familiar es una opción de salud. Los zumos de frutas naturales son una buena alternativa, pero no conviene abusar de ellos, ya que contienen demasiados azúcares. Podemos ofrecérselos a los niños rebajados con un poco con agua.

3. Buenas costumbres en el comer

Es la garantía de que toma lo que necesita y aprende a comer guiado por el hambre y no porque “toca” o por ansiedad. Para favorecer la conexión con sus sensaciones corporales, es importante:

  • No obligarle a terminar el plato. Si dice que está lleno, hay que respetarlo. Si no, puede que le siente mal la comida.
  • Ofrecerle un espacio tranquilo en el que comer le permite entrar en contacto con la sensación de saciedad. Una vez que ésta se produce en el estómago, tarda unos 20 minutos en llegar al cerebro. Por eso no es bueno que le instemos a comer muy deprisa, ya que, inconscientemente, le estaremos invitando a consumir más de lo que realmente necesita. Las comidas deben tener un ritmo pausado, pero no ser eternas.

4. Menos televisión

  • El tiempo que emplean viendo la televisión se lo estamos quitando a otras actividades necesarias y mucho más saludables.
  • Los niños pasan frente a la pantalla entre tres y cinco horas diarias, cuando lo recomendable es de una a dos horas.
  • Conviene pactar con ellos un tiempo máximo y buscar otro tipo de actividades para disfrutar del tiempo libre.

5. Más actividad física

El juego y el deporte son aliados imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo. Una hora de actividad física moderada al día mejora sensiblemente el índice de masa corporal (relación entre peso y estatura) de los niños, incrementa su rendimiento escolar e incluso su estado de ánimo. Pero no olvides:

  • Nunca debe convertirse en una obligación. Es más importante que les divierta a que adquieran habilidades. Si les gusta, será más fácil que lo hagan.
  • Diariamente, conviene guardar un espacio de tiempo exclusivo para la actividad física.
  • Más activos en lo cotidiano. Si nosotros lo hacemos, es más fácil que ellos se apunten. Podemos buscar cualquier excusa para salir a la calle (pasear juntos al perro, sacar la basura, bajarse del autobús una parada antes). Un simple paseo mejora el estado cardiovascular tanto en los niños como en los adultos.
  • Organizar planes familiares al aire libre. Son una buena forma de dejar a un lado el ocio sedentario.
  • Disfrutar con ellos. Para que integren la actividad física como una satisfacción, conviene generar un recuerdo gratificante de ella.

¿CÓMO CREAR NUEVOS HÁBITOS?

  • Pongamos metas realistas. ¿Cómo vamos a organizar ahora las comidas? ¿Qué días haremos actividades al aire libre? Nuestras buenas intenciones pueden venirse abajo ante una organización demasiado exigente. No es aconsejable, alterar nuestras rutinas de la noche a la mañana. Es preferible poner en marcha dos o tres pequeños cambios, y esperar a que estén integrados para pasar a los siguientes.
  • Hagámoslo todos juntos. Un niño aprende lo que ve, no lo que escucha. Pasear será divertido si vamos todos. De la misma forma, si compartimos la comida, aprenderá qué alimentos le sientan bien; y si comemos de forma sana, nuestro hijo sabrá que no le estamos castigando, ya que todos lo hacemos.
  • Potenciemos la parte positiva. Frases como “No comas galletas”, “no picotees” o “te vas a poner muy gordo” producen frustración y ansiedad en los niños. En cambio, otras como “¡vámonos de paseo!”, “estas manzanas están deliciosas”, o “te veo muy guapo hoy” reforzarán los hábitos que queremos crear.

Autor
Lidia García Fresneda
Asesor
Dr. Juan Pedro López-Siguero, responsable del Servicio de Endocrinología Pediátrica del hospital Materno Infantil de Málaga


OMS ve riesgo de que la obesidad se convierta en norma en Europa

26 de febrero de 2014

Tener sobrepeso es tan común en Europ a que existe el riesgo de que sea “la nueva norma”, ya quealrededor de un tercio de los adolescentes ahora pesan más de lo recomendado para mantenerse saludables, dijo el lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En un informe sobre los niveles de obesidad en los 53 países de la región europea que integran la OMS, la agencia de Naciones Unidas dijo que hasta el 27 por ciento de los niños de 13 años y el 33 por ciento de los de 11 tienen sobrepeso.

“Nuestra percepción de lo que es normal ha cambiado; tener sobrepeso es ahora más común que inusual. No debemos dejar que otra generación crezca con la obesidad como norma”, dijoZsuzsanna Jakab, directora regional de la OMS.

Jakab culpó a los altos niveles de inactividad física, junto con una cultura que promociona las comidas baratas y fáciles con alto contenido en azúcar, grasas y sal. Esta combinación “esmortal”, dijo.

Imagen

Las tasas de obesidad entre los chicos y chicas de 11 años eran más altas en Grecia, Portugal, Irlanda y España y más bajas en Holanda y Suiza, según el informe.

La falta de ejercicio es una parte clave del problema.

En 23 de 36 países, más del 30 por ciento de los niños y niñas de 15 años y más no hacen suficiente ejercicio. Entre los adultos, la tasa de mujeres que no realiza actividad física oscila desde el 16 por ciento en Grecia y el 17 por ciento en Estonia al 71 por ciento en Malta y el 76 por ciento en Serbia.

La OMS recomienda que los niños de entre 5 y 17 años realicen al menos 60 minutos de ejercicio entre moderado y vigoroso al día, y los adultos deberían hacer al menos 150 minutos de ejercicio moderado a la semana.

Joao Breda, experto de la OMS en nutrición, actividad física y obesidad dijo que los entornos de vida de la gente -incluido el diseño de la ciudad, las escuelas y los lugares de trabajo- son cruciales para incrementar las tasas de ejercicio.

“Tenemos que crear ambientes donde se fomente la actividad física y donde la elección de comida sana sea la opción por defecto, más allá del grupo social”, dijo en un comunicado difundido con el informe.

No obstante, el reporte de la OMS halló que algunos países, como Francia y algunos escandinavos, se las han arreglado para contener la epidemia de obesidad “a través de una estrategia unánime del Gobierno”.

La agencia indicó que muchas políticas en esos países -como promocionar el consumo de frutas y verduras en las escuelas, gravar con impuestos ciertos alimentos para reducir su consumo, controlar la publicidad, utilizar vigilancia y adoptar acciones para promocionar el ejercicio físico- han ayudado a mantener la obesidad en niveles estables.

(Reuters)


CUARTA CAUSA DE MUERTE A NIVEL MUNDIAL

26 de febrero de 2014
La OMS asegura que 3,2 millones de personas mueren cada año por falta de actividad física
 

Envejecimiento Activo, Mayores, Ejercicio, Autonomía Personal

Foto: EUROPA PRESS

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) –

   La falta de actividad física o el sedentarismo es ya el cuarto factor de riesgo de mortalidad global, sólo por detrás de la hipertensión, el consumo de tabaco y los niveles elevados de azúcar en sangre, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estima que el 6 por ciento de todas las muertes anuales, unos 3,2 millones de fallecimientos, se producen por no ser suficientemente activos.

   Así lo asegura este organismo de Naciones Unidas, que lamenta que el sedentarismo esté aumentando en muchos países y, con ello, el riesgo de desarrollar enfermedades no transmisibles como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer o la diabetes.

   No en vano, es la principal causa del 21-25 por ciento de los casos de cáncer de mama y colorrectal, del 27 por ciento de los casos de diabetes y del 30 por ciento de las enfermedades del corazón.

   En concreto, la OMS establece que una persona adulta debe tener al menos 150 minutos semanales de actividad física moderada, considerando como tal cualquier movimiento corporal que requiere un gasto de energía, e incluye tanto las actividades que se puedan realizar durante la jornada laboral, el ocio, actividades del hogar, viajes, etcétera. En el caso de los niños y adolescentes, la recomendación se reduce a al menos 60 minutos de actividad física.

   De este modo, y con independencia de la cantidad de actividad física que se realice y de su intensidad, se puede mejorar la capacidad muscular y cardiorrespiratoria, la salud ósea, el riesgo de hipertensión, el riesgo de caídas y de fracturas, etcétera.

   El problema, señalan, es que actualmente el 31 por ciento de las personas de más de 15 años no son suficientemente activos (28% en el caso de los hombres y el 34% de las mujeres), según datos de 2008.

   Cuando los datos se centran sólo en países de altos ingresos, el porcentaje de sedentarismo o inactividad aumenta hasta el 41 por ciento de los hombres y el 48 por ciento de las mujeres, el doble que en los países menos desarrollados (18% de los hombres, 21% de las mujeres).

   Y las consecuencias de esta inactividad se traduce en un mayor riesgo de muerte. Según la OMS, de tener al menos 30 minutos de actividad física moderada casi todos los días a no tener nada, el riesgo de mortalidad aumenta entre un 20 y 30 por ciento.

   Para combatir estas deficiencias, el año pasado los Estados Miembros de la OMS acordaron reducir las tasas de sedentarismo en un 10 por ciento de cara a 2025, principalmente fomentando la actividad física en el ámbito educativo y laboral, mediante más y mejores instalaciones deportivas y promocionando el acceso a medios de transporte más activos como la bicicleta.

Sin embargo, lamentan que sólo el 80 por ciento de estos países han desarrollado políticas o planes de actuación para lograrlo, de los cuales sólo la mitad (56%) los han puesto en marcha.

 
 

Cada hora sentado cuenta

25 de febrero de 2014

Permanecer mucho tiempo sentado está asociado con problemas a largo...

Permanecer mucho tiempo sentado está asociado con problemas a largo plazo.

Si tiene más de 60 años, sepa que el sedentarismo puede ser especialmente perjudicial para usted. Y no sólo por su relación con la obesidad y las enfermedades cardiovasculares. Una investigación estadounidense recuerda esta semana que pasar mucho tiempo sin hacer nada en la tercera edad también aumenta el riesgo de perder autonomía.

“Lo que hemos visto es que ser sedentario es, por sí mismo, un factor de riesgo para dejar de ser capaz de hacer actividades básicas en el día a día, como comer, vestirse o bajarse de la cama. En nuestro trabajo el sedentarismo se asociaba a la pérdida de autonomía independientemente de la cantidad de tiempo dedicada a la actividad física moderada, lo que supone que no sólo es un sinónimo de falta de ejercicio”, explica a EL MUNDO Dorothy D. Dunlop, profesora de medicina en la Universidad Northwestern de Chicago y la principal firmante del trabajo que publica ‘Journal of Physical Activity and Health’.

Según esta especialista, cada hora sin moverse cuenta. “Si en el caso de dos personas con el mismo perfil de salud y que emplean la misma cantidad de tiempo haciendo ejercicio, una de ellas pasa una hora extra al día sentada, esa persona tiene un riesgo más alto de tener peor salud”, ejemplifica.

Dunlop advierte que su estudio en ningún caso echa por tierra los beneficios del ejercicio. “Seamos claros: mantenerse activos es muy importante para la salud. Las personas que cumplen con las recomendaciones que aconsejan caminar unas dos horas y media a la semana a buen ritmo tienen menos posibilidades de desarrollar problemas graves de salud, como cardiopatías, ictus y diabetes”, señala. Lo que esta investigación demuestra, subraya, es que “ser sedentario es un factor de riesgo independiente”.

Para llevar a cabo su trabajo, el equipo de Dunlop analizó una muestra de 2.286 adultos mayores de 60 años. Entre 2002 y 2005, los participantes llevaron un dispositivo en us muñeca para medir la actividad física que realizaban y el tiempo que empleaban sin moverse (de media, pasaban 9 horas diurnas de forma sedentaria). Con los datos en la mano, los investigadores compararon perfiles similares de personas y comprobaron que el sedentarismo era un factor clave a la hora de que aparecieran problemas de pérdida de autonomía.

Dunlop, que también lleva un dispositivo en su muñeca que le “recuerda la importancia de estar activa” -se ilumina por cada milla que recorre al día- ofrece una serie de consejos para evitar “pasar demasiado tiempo en una silla”.

  • Si va al supermercado, aparque en un lugar alejado a la entrada
  • Cuando se levante a por agua, camine por la casa o la oficina
  • Si puede, suba las escaleras a pie en lugar de elegir el ascensor
  • Haga los pequeños recados caminando y no coja el coche
  • Levántese cuando hable por teléfono o en las reuniones en la oficina

Publicado por: EL MUNDO

CRISTINA G. LUCIO Madrid

Seguridad Vial, el nuevo camino que las empresas comienzan a recorrer

21 de febrero de 2014

Las estadísticas sobre accidentes viales son preocupantes en la región. Las empresas pueden jugar un rol importante a la hora de enfrentar esta problemática, tanto en la reducción como en la mejora de la seguridad vial ¿El motivo? Muchos de estos accidentes de tráfico se producen en el camino de casa al trabajo o viceversa (accidentes in itinere) o durante la jornada laboral (in misión)

Sara Garbajosa Barroso

Por Sara Garbajosa Barroso, dircom Fundtrafic y Asociación DIA.

Las lesiones causadas por el tráfico son la octava causa mundial de muerte, y la primera entre los jóvenes de 15 a 29 años. Las tendencias actuales indican que, si no se toman medidas urgentes, los accidentes de tráfico se convertirán en 2030 en la quinta causa de muerte en el mundo. Éste es solo uno de los datos que revela el ‘Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial 2013’ de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los distintos países están esforzándose en seguir reduciendo la escandalosa cifra de víctimas mortales que registramos año tras año con nuevas leyes, campañas de concienciación, incrementando controles, mejorando carreteras… Sin embargo, parece no ser suficiente. Porque debemos poner nuestro granito de arena en algo que nos debería preocupar a todos, las empresas están llamadas a ocupar un importante papel en el descenso de la siniestralidad vial.

Nos encontramos en pleno Decenio de Acción para la Seguridad Vial, unos objetivos que fueron adoptados de forma unánime en la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2010 y que consiste en estabilizar, y después reducir, la tendencia al aumento de las muertes por accidentes de tráfico. Y es que se prevé que se podrían salvar 5 millones de vidas en estos 10 años. Sin duda, motivos más que suficientes para poner en marcha todas las medidas y acciones necesarias y que estén a nuestra disposición. Buena parte de los países se han puesto manos a la obra. Por ejemplo, el número de muertos por accidente de tráfico en 2013 en España ha registrado un mínimo histórico. Aunque hablamos con datos a 24 horas y en vías interurbanas, España registró un descenso del 13,3% en sus víctimas mortales en 2013 (1.128 personas fallecieron). España ha conseguido descender la siniestralidad vial durante diez años seguidos.

Sin duda, buenas noticias que demuestran el buen trabajo realizado por la Administración. Se han hecho leyes, impulsado campañas de concienciación, desarrollado estudios para analizar las causas de la siniestralidad vial, se ponen en marcha campañas de control, los conductores son cada vez más responsables al volante, la mayoría de los peatones cumplen las normas… Sin embargo, desde Fundtrafic observamos que hay un nuevo agente, la empresa, la cual tiene que desarrollar una importante labor en esta reducción y mejora de la seguridad vial. De hecho, cada vez más las compañías están asumiendo este rol. ¿El motivo? Muchos de estos accidentes de tráfico se producen en el camino de casa al trabajo o viceversa (accidentes in itinere) o durante la jornada laboral (in misión).

Ya sea por una labor de Responsabilidad Social Corporativa o por conseguir que su personal no se vea afectado por un siniestro. Las empresas saben que pueden hacer mucho por la seguridad vial. Basta con observar los datos ofrecidos por la directora general de Tráfico en España (DGT), María Seguí: el 75% de fallecidos por accidentes de tráfico se concentran entre las 8 de la mañana y las 8 de la tarde; y el 64% de lunes a viernes, lo que indica que muchos de estos siniestros se producen en el trabajo o al ir y venir.

Muchas empresas pensarán que pueden hacer poco o casi nada por la seguridad vial. ‘Si cada compañía pudiese salvar una sola vida, el trabajo desarrollado en prevención o campañas estaría más que justificado’, ha indicado recientemente el presidente de Fundtrafic, Francisco Canes, en una de sus comparecencias. Y no le falta razón. Porque podemos concienciar, tocar pensamientos, cambiar comportamientos al volante, desarrollar planes de movilidad, apoyar campañas, implantar cursos, en definitiva, desarrollar nuevas iniciativas encaminadas a la reducción de la siniestralidad vial… Siempre saldremos beneficiados. Porque todos somos peatones y conductores, y todos podemos ser también víctimas.


redes sociales

20 de febrero de 2014

1¿Compartes fotos de tus alumn@s en las redes sociales? 

¿Impulsas tu negocio en internet?

 

La mayoría de personas, en algún momento determinado hemos subido alguna foto, ya sea para que lo vean familiares o amigos que están lejos o, como dice Nora Rodríguez en el libro ‘Educar niños y adolescentes en la era digital’, porque esperamos que los demás nos escriban algún comentario, siempre positivo.

Hay ejemplos que demuestran que las publicaciones en internet,  en las redes sociales,   tienen que estar muy controladas y que todas deben de tener una autorización previa.

Hace poco, en el  Facebook, una madre publicó la foto de su hijo en el hospital tras una operación. Su intención era mostrar a su entorno que su hijo había salido bien de la operación y que estaba recuperándose, sin embargo, supongo que  no pensó que esa foto podría salir del ámbito de esa red social sin grandes dificultades.

Se deben controlar todo tipo de imágenes que se suben a las redes sociales, por muchos motivos entre ellos:

–       Morphing: se trata de una práctica según la cual, algunas personas copian fotos sacadas de Internet y realizan un montaje fotográfico con una fotografía pornográfica. Sería dramático para un padre/ madre encontrara un montaje así  su hijo/a.

Si necesitas ayuda en este tema.

 Si necesitas implantar la Ley de Protección de Datos en tu empresa

blog logos