TRABAJADORES ESPECIALMENTE SENSIBLES

16 de diciembre de 2014

La ley de Prevención (31/95) establece la obligatoriedad para el empresario de velar por los trabajadores especialmente sensibles, pero después de leer esto pueden surgirnos algunas dudas:

Qué es un trabajador especialmente sensible?

Qué es velar por ellos?

Cómo debo proceder?

En este artículo vamos a plantear respuesta a todas estas cuestiones y facilitar, determinados procedimiento,  tanto a la empresa como a los trabajadores especialmente sensibles.

Trabajadores especialmente sensibles: se identifican como tal a menores de edad (mayores de 16 años y menores de 18), mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, discapacitados físicos o psíquicos declarados medicamente.

Cuando como empresa/rio seamos conocedores de alguna de estas situaciones en nuestra empresa, deberemos dar aviso al Servicio de Prevención Ajeno o a nuestro Servicio de Prevención Propio, en caso de tenerlo al departamento de Recursos Humanos, o al Responsable de Prevención de nuestra empresa, para que se activen los procedimientos o protocolos necesarios en cada caso.

¿Qué es lo que va a pasar, un vez que se ha dado esta situación en la empresa? ¿Que he de hacer como empresa para cumplir la Ley y velar por estos trabajadores?

Las medidas a adoptar van a ser de diversa índole atendiendo a cada situación en concreto, al puesto que ocupe el trabajador y los riesgos a los que este expuesto.

Menores de edad: hay diversos puestos o tareas que no pueden desarrollar (adjuntamos ordenanza), igual que cuentan con determinadas limitaciones en la prestación de su trabajo:

                                 A. Prohibiciones

  • Se prohíbe a los menores la realización de horas extraordinarias (Art. 6.3 ET), así como los trabajos nocturnos (Art. 6.2 ET), entendiendo por trabajo nocturno el realizado entre las diez de la noche y las siete de la mañana.
  • También se prohíbe a los menores de 18 años la realización de ciertas actividades y trabajos insalubres, tóxicos, penosos y peligrosos, que están previstos en la Relación Segunda del decreto de 26 de julio de 1957, vigente hasta que el Gobierno desarrolle las previsiones contenidas en el apartado 2 del art. 27 de la Ley de prevención de Riesgos Laborales y en el art. 6.2 del ET.

                                B. Derechos

  • A un descanso de 30 minutos durante la jornada diaria continuada, siempre que ésta exceda de 4 horas y media.
  • A un descanso semanal, como mínimo de 2 días ininterrumpidos.

C. Obligaciones del empresario

  • La evaluación de los puestos de trabajo antes de que sean ocupados por menores de 18 años, o con motivo de cualquier modificación importante en sus condiciones de trabajo con el fin de determinar la naturaleza, el grado y la duración de la exposición a agentes, procesos o condiciones de trabajo que puedan poner en peligro la seguridad y salud de dichos menores.  Esta evaluación tendrá en cuenta los riesgos específicos derivados de la falta de experiencia, de la inmadurez y del incompleto desarrollo de los jóvenes.
  • La información a dichos jóvenes y a sus padres o tutores de los posibles riesgos y de todas las medidas preventivas adoptadas.
DECRETO de 26 de Julio de 1957 por el que se fijan los trabajos prohibidos a menores

Artículo 1

Queda prohibido, en general a los menores de 18 años:

b) El engrase, limpieza, examen o reparación de las máquinas o mecanismos en marcha que resulten de naturaleza peligrosa.

c) El manejo de prensas guillotinas, cizallas, sierras de cinta, o circulares, taladros mecánicos y en general, cualquier máquina que por las operaciones que realice, las herramientas o útiles empleados o las elevadas velocidades de trabajo represente un marcado peligro de accidentes salvo que este se evite totalmente mediante los oportunos dispositivos de seguridad.

e) Todos aquellos trabajos que resulten inadecuados para la salud de estos trabajadores por implicar excesivo esfuerzo físico o ser perjudiciales a sus circunstancias personales.

Artículo 2

Se prohíbe a los menores de 18 años el trabajo en las actividades e industrias que se comprenden en la relación segunda que acompaña al presente Decreto.

Las prohibiciones señaladas en las listas primera y segunda, a que se refiere el artículo anterior y el presente se extienden a los trabajos realizados en los grupos de industria en los que figura la prohibición y a todo trabajo análogo, cualquiera que sea el grupo de industria en que se realice.

Cuando la causa de la prohibición sea la producción de vapores o emanaciones tóxicas o de polvos perjudiciales, o bien el peligro de incendio o de explosión, se entenderá, en general que no solo se prohíbe el trabajo activo, sino también la simple permanencia en los locales que se ejecute.

Discapacitados: se le enviara al Servicio médico, junto con todos los informes médicos con lo que cuente y este Departamento, junto con el departamento Técnico establecerán las limitaciones pertinente al puesto de trabajo.

Como antes comentaba esto será necesario, o no en función, del puesto (alguien con cierta limitación a la movilidad en sus extremidades inferiores que desarrolle su actividad laboral en un puesto administrativo no ha de sufrir ninguna restricción).

Embarazadas o mujeres en periodo de lactancia, como en el caso anterior las restricciones pueden darse, o no,  en base al puesto y a las tareas asociadas al puesto. El primer paso a dar en cuanto el empresario es conocedor de esta situación es ponerlo en conocimiento del Servicio de Prevención, que determinara las limitaciones y si procede elaborar un informe para la Mutua para gestionar la baja por riesgo durante el embarazo (derivado de las tareas, productos químicos, carga física, etc ).

CEV