CALOR EN LAS AULAS

Técnicos en riesgos laborales verifican las elevadas temperaturas en las aulas

Técnicos en riesgos laborales verifican las elevadas temperaturas en las aulas

Técnicos en riesgos laborales verifican las elevadas temperaturas en las aulas FOTOS

Los inspectores certifican más de los 27 grados de máxima indicados, mientras se registran casos de lipotimias y los servicios sanitarios tienen que atender a una alumna por el calor

El sofocante calor que se registra en aulas de la provincia ha llevado a actuar a los inspectores en riesgos laborales, que han podido verificar lo que están denunciando profesores y padres: la situación es insoportable. Sus termómetros confirmaron ayer que se supera el límite permitido de los 27 grados centígrados.

Los inspectores del Invassat (Instituto Valenciano de Seguridad e Higiene en el Trabajo) se desplazaron al colegio ilicitano Clara Campoamor ante la reclamación presentada por la Asociación de Madres y Padres de Alumnos, que ha instado a la dirección territorial de Educación en Alicante a tomar medidas para paliar estas condiciones.

Catalá: «Si se suspenden las clases cada vez que hace calor no se cumplirían los días lectivos»

El técnico que visitó el colegio procedió a comprobar tanto la temperatura de las aulas como la presión atmosférica, ya que la humedad es otro de los factores que, a juicio de los padres, contribuye a empeorar la situación en el edificio, con una estructura rodeada por cristaleras. Precisamente miembros del Ampa y representantes del sindicato STEPV, uno de ellos de la sección de salud laboral, se acercaron al Clara Campoamor coincidiendo con el momento de las mediciones.

Tal y como mencionaron estos últimos, el personal del Consell certificó que todas las aulas superaban los 27 grados recogidos en la legislación, la mayoría llegaba a los 30 grados y, en concreto, la de Informática registraba 34, en un momento en que los ordenadores permanecían apagados. Unos parámetros que quedarán reflejados en el informe que eleve a la dirección territorial de Educación. Tras el recorrido, la camisa del técnico también quedó empapada por el sudor.

Los padres recordaron que la denuncia se presentó hace ahora un año, durante las primeras semanas del curso, por lo que llevaban casi doce meses esperando respuesta del departamento provincial. Asimismo reclamaron medidas «urgentes» para evitar que la situación se prolongue.

El Clara Campoamor fue el centro elegido por la Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública de Elche para su primera concentración del curso, una reivindicación que, según los padres, puede haber forzado a Educación a reaccionar ante la citada denuncia y ante las quejas por las altas temperaturas que también soportan otros colegios e institutos de Elche, que estos días están echando mano de ventiladores portátiles y de abanicos para paliar el calor.

En buena parte de los centros de Elche en los que los alumnos llevan uniforme, su uso se ha aplazado a octubre e incluso algún colegio como Santa María, concertado, que inició las clases con esta indumentaria autorizó el jueves a los escolares a que usaran prendas más ligeras.

Golpe de calor

La decisión de sacar las clases a los patios también se ha extendido por toda la provincia y, ayer se había convertido en una normalidad que a partir de la una de la tarde alumnos y profesores de institutos saliesen fuera o estuviesen en los pasillos en busca una sombra o de zonas donde no se concentrara tanto el calor.

En un centro alicantino confirmaron dos casos de lipotimia de profesores, además de vómitos y mareos entre estudiantes en otros, que les obligaban a refrescarse con agua en los aseos. Más grave fue la situación que se vivió en un aula de un IES de Alicante, donde fue necesario llamar a los servicios sanitarios. Sobre las doce del mediodía una ambulancia se desplazó para atender a una menor.

«No sabemos si finalmente sería un golpe de calor pero han tenido que llamar porque la alumna estaba blanca por las altas temperaturas y se la han tenido que llevar a la sala de profesores». La ambulancia la trasladó un centro sanitario para ser atendida.

«Los alumnos son unos santos porque aguantan carros y carretas», aseguraban profesores, que insistían en que es imposible dar clase en estas condiciones con temperaturas que superan los 30 grados.

Sobre el adelanto del curso, desde los institutos señalaban que «empezar el día 3, en vez del 15 de septiembre sí que se nota porque en otros años aunque también ha hecho calor sabemos que solo quedan dos semanas, que ya entramos en octubre y las temperaturas bajan».

Así, en asambleas los profesores acordaron la suspensión de clases. El patio se convirtió en el destino de la comunidad educativa de los centros afectados, mientras la Junta de Personal Docente no Universitario de Alicante aprobaba por unanimidad la paralización de la actividad laboral docente «por riesgo grave e inminente en tanto persistan las actuales condiciones ambientales y no se adopten las medidas preventivas necesarias en todos los centros y aulas de la provincia».

«Mi hijo sale que le puedes escurrir la ropa; esto es una aberración», denunciaba una madre de un colegio de San Vicente, quien apuntaba que los padres han tenido que llevar ventiladores, pero «ésta no es la solución». Son niños de Infantil, que «se están ahogando y hemos tomado la temperatura y se registraban 33 y hasta 37 grados en las aulas».

La Verdad.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: