¡Peligro! Hay un zombi en mi oficina

Empleados que viven anclados en el hábito y en una rutina que no les motiva pueden ser tóxicos para el resto del equipo. Su actitud es contagiosa.

¡Peligro! Hay un zombi en mi oficina

Te suena esta imagen: un compañero de trabajo paseándose tranquilamente por la oficina con la cabeza baja para evitar el contacto visual, arrastrando los pies y ocupado en su smartphone. Si la respuesta es sí seguramente te hayas topado más de una vez con un walking work, o lo que es lo mismo un zombi de oficina.

Estos personajes son bastante habituales en la fauna laboral y, al contrario de lo que pueda parecer, en los últimos años su presencia ha aumentado bastante en algunas organizaciones pues, según explica Montse Ventosa, presidenta de Truthmark, “hay personas que piensan que de esta manera pasarán desapercibidos, lo que les salvará en el caso de que haya un proceso de reorganización”. Están en su salsa, asegura Paco Muro, presidente de Otto Walter, quien asegura que las épocas de crisis atraen a los zombis: “Pesimismo por todas partes, momentos duros, reducciones de personal, reestructuraciones y un largo etcétera. Qué mejor clima para un muerto viviente. En este entorno es donde mejor se puede captar adeptos para su club de tristes”.

El problema, defiende José Manuel Casado, socio fundador de 2C Consulting, es que los responsables no están atentos: “La culpa la tienen las empresas que cuentan con una mala gestión de sus recursos humanos”.Cómo reconocerlosEste especimen profesional se caracteriza por ser una persona gris en todo: en su rendimiento, en su aportación, en su energía, en sus relaciones y en sus palabras. Así es, al menos, como los ve Muro, quien además considera que su pasividad puede llegar a ser “desesperante”.

“Hay personas que con esta actitud pasarán desapercibidas y se librarán de un despido”

Sergio Hinchado, manager sénior de Hays, cree que los conocerás por su falta de desempeño y de interés, y por su apatía. Lo peor de todo es que “pueden llegar a ser desmotivadores para el resto del equipo” y bastante tóxicos. Son, en definitiva, uno menos en la plantilla. Según Muro, “no aportan ni de lejos lo que cobran, por tanto su trabajo le caerá a otro”. Y lo más peligroso es que pueden llegar a contagiar su estado de ánimo a los demás.

Sin embargo, no siempre es sencillo identificarlos. Ventosa advierte de que “suelen parecer ocupados. Su rutinario trabajo está normalmente entregado a tiempo, pero en cuanto les pides algo nuevo aparece el principal síntoma de estos personajes: el esqueismo, es decir, siempre encuentran una excusa para no hacer algo que suponga aprender”. Para la presidenta de Truthmark, el fenómeno zombie tiene una capacidad de contagio brutal “porque la persona que no lo es y está dejando lo mejor de si misma por la empresa y a la vez observa que no hay un reconocimiento a su trabajo, al final cede a la tentación y acaba asentándose en esa peligrosa zona de confort que merma el crecimiento de profesionales y compañías”.SolucionesPese a todos los peros que tienen, los zombis pueden llegar a ser positivos para el resto del equipo. Eso sí, sólo para labores repetitivas que no requieren un excesivo esfuerzo.

Muchas veces, estos personajes se comportan así por falta de supervisión y sistema de evaluación

Además, un zombi no nace, se hace. En esto coinciden todos los expertos consultados que creen que, con una buena gestión pueden llegar a cambiar. Casado denuncia que “hay trabajadores que no reciben feedback por parte de nadie y se convierten en muertos vivientes porque no tienen supervisión y ningún sistema de evaluación”. Hinchado cree, incluso, que un zombi no lo es en todo momento. Sin embargo, el presidente de Otto Walter no se muestra tan optimista. Muro clasifica en dos grupos a este tipo de personajes: los que son por actitud y los que lo son por rendimiento. Opina que a los zombis que lo son como actitud de vida, “difícilmente los podrás activar. Pueden ser especialmente válidos para tareas muy grises, capaces de desmotivar a cualquier proactivo, pero en las que un muerto viviente estará a gusto. A los otros, los que lo son por rendimiento, es decir, por rendirse ante la incoherencia que se encuentra a su alrededor, sí es posible reactivarlos si hay un nuevo proyecto que les entusiasme y les devuelva la ilusión”.

Montse Ventosa recuerda que corregir esta actitud requiere un esfuerzo por parte de la organización y de sus líderes y ofrece una receta de tres pasos: “Lo primero que hay que hacer es identificarlos como un problema de la cultura de la empresa y, a partir de ahí, realizar un análisis causal para ver qué aspectos son disfuncionales; lo segundo es hacer un plan de reenganche para reactivar el compromiso más emocional, para aumentar la motivación intrínseca y hacerles partícipes de un proyecto común y compartido; por último, hay que poner en marcha las tres c: conciencia, calidad y calidez. Es decir, la organización debe recordar a estos trabajadores que tienen que ser profesionales en la ejecución, pero con cierto cariño y calidez para que estas personas dejen atrás sus rencores y sus miedos y se embarquen en esta nueva fase donde estar estancado en la zona de confort no sirve”.

A veces es inevitable caer en la rutina y cumplir escrupulosamente con las tareas asignadas sin más ilusión que la nómina al final de mes. Sin embargo, es muy peligroso convertirse en un muerto viviente, pues no sólo afectará a tu trabajo también al del resto de compañeros. Además, con esta actitud será muy difícil avanzar en la organización para la que estés contratado. Y es que en ocasiones la falta de supervisión genera zombis.

Expansion.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: