1,5 personas pierden la vida a diario en España durante el año 2012

4 de marzo de 2013

indice

La estadística de siniestralidad laboral en 2012 fue algo menos negativo, pero aún ofrece un negro balance. Un total de 555 trabajadores fallecieron en accidente laboral el año pasado, 161 personas menos que en 2011, lo que en términos relativos implica un descenso en este tipo de siniestros del 22,5%, según datos provisionales del Ministerio de Empleo y Seguridad Social recogidos por Europa Press. De estos fallecimientos, un total de 444 se produjeron durante la jornada de trabajo, un 19,4% menos que en 2011, mientras que los 111 restantes fueron «in itínere» (los que se producen en el trayecto de casa al trabajo y viceversa), con un descenso del 32,7%.

Por sectores, en servicios fallecieron 208 trabajadores durante 2012 (-18,1%), en la industria se produjeron 105 accidentes mortales (-10,3%), en la construcción murieron 71 trabajadores (-41,3%), y en la agricultura perdieron la vida 60 personas, un 1,7% más que en 2011. Infartos, derrames cerebrales y otras patologías no traumáticas causaron la muerte de 171 trabajadores en 2012, un 19,3% menos que en 2011, mientras que los accidentes de tráfico fueron responsables de 78 fallecimientos, con un descenso del 15,2% respecto al año anterior.

Por aplastamientos, amputaciones o quedarse atrapados fallecieron 56 trabajadores (-17,6%), los mismos que murieron tras chocarse o golpearse contra objetos inmóviles, mientras que por colisiones contra objetos en movimiento perdieron la vida 32 trabajadores (-58,4%). Empleo precisa los datos correspondientes al año pasado deben interpretarse con «cautela», ya que, mientras que las cifras de 2011 son definitivas, las de 2012 son provisionales debido a que, al cierre de la estadística, no se habían incorporado todos los accidentes con baja.

Caen los accidentes con baja

En 2012 se registraron 462.060 accidentes laborales con baja, lo que supone un descenso del 20,5% respecto al número de siniestros registrado en 2011, cuando hubo 581.150 accidentes. Del conjunto de siniestros, 400.844 accidentes se produjeron en el lugar de trabajo y 61.216 fueron siniestros «in itínere». Los primeros descendieron un 21,8% respecto a 2011, mientras que los segundos bajaron un 10,7%. Los accidentes leves con baja en el puesto de trabajo sumaron 396.775 el año pasado, un 21,8% menos, y los graves alcanzaron los 3.625, un 17,5% menos que en 2011.

En el caso de los siniestros «in itínere» se registraron 60.107 accidentes de carácter leve (-10,8%) y 998 de gravedad (-1,9%). Por sectores, servicios registró el mayor número de accidentes con baja en jornada de trabajo, al aglutinar 236.860 siniestros (-18,4%), seguido de la industria, con 88.951 accidentes (-22,9%); la construcción, con 48.943 accidentes (-38%), y el sector agrario, que registró 26.090 siniestros (-7%).


NUESTRA PRIMERA CARRERA

1 de marzo de 2013

Turis, 24 de febrero de 2013, las 09.00 de la mañana, una Tª de  4 ºC y  todo nuestro equipo preparado.

SALIDA

  SALIDA 2

 

 

 

 

 

 

6 participantes:

  • PEÑA MTB (TONI, JOSE y QUIQUE)
  • JUNTO CON 3 PARTICIPANTES DE LA PEÑA DE TORRENT 

A los 6 nos quedan 43 km por delante …

484911_160681897423869_563723340_n[1] 

 

 

 

 

 

 

Despues de todo el recorrido, llegamos a la meta.

LLEGADA

 

 

 

 

 

 

Enhorabuena.


CALENDARIO FORMATIVO DEL MES DE MARZO 2013

1 de marzo de 2013

Dibujo


¿Qué tienen en común Veterinarios, Médicos, Arquitectos y Peluqueros?

1 de marzo de 2013

Hoy en día, quien tiene un trabajo, tiene un tesoro. El empleo es, más que nunca, fuente de felicidad para quien lo posee.

felicidad2[1]En la III Encuesta La Felicidad en el Trabajo, se  ha entrevistado a 1.800 trabajadores de toda España y establecido dos ranking:

  •  los profesionales que se declaran más felices
  • los profesionales que los españoles pensamos que son los más felices.

Veterinarios, médicos, arquitectos y peluqueros son los profesionales que se declaran ser más felices en su trabajo en 2012, mientras que los españoles consideran que los más felices deben ser los artistas, futbolistas, deportistas en general y fotógrafos. A un octavo lugar quedan relegados los funcionarios.

 Seamos lo que seamos, parece que la mayoría de los españoles somos felices, aunque un poco menos que el año anterior: casi 8 de cada 10 aseguran que son felices en su profesión, siendo los navarros, murcianos y extremeños, los que presentan los niveles de felicidad más altos. En concreto, un 77,98% de los encuestados asegura ser feliz en su profesión frente al 81,2% que lo hacía en 2011, lo que supone un descenso de más de 3 puntos porcentuales.

 Casi 8 de cada 10 españoles (77,98%) aseguran que son felices en su profesión, frente a un 22,02% que no lo son. Aunque se trata de un porcentaje muy elevado, se ha reducido ligeramente en comparación a 2011, cuando el 81,2% de los españoles afirmaba sentirse feliz en su trabajo (se trata de una reducción de más de 3 puntos porcentuales interanuales).

 El 88% de los navarros, el 86,2% de los murcianos y el 85,4% de los extremeños se consideran felices en su profesión, los porcentajes más altos de toda España. Por el contrario, los aragoneses (71,2%), canarios (71,6%) y gallegos (74,3%) son los que representan porcentajes de felicidad más bajos entre los españoles.


¿Quiénes son los inspectores del trabajo y qué hacen? ¿Cómo se lleva a cabo la visita de una inspección?

1 de marzo de 2013

inspectorLos inspectores del trabajo son funcionarios profesionales y como tales, deberán ser rigurosamente competentes y capaces de llevar a cabo su trabajo de acuerdo con altos niveles técnicos. Esto implica buenos procesos de selección, calificaciones académicas altas para entrar en el servicio y formación en el puesto.  

 Obligaciones de los inspectores del trabajo:

  • Integridad, Independencia e Imparcialidad.
  • Secreto profesional
  • Confidencialidad del origen de una queja
  • Profesionalidad y Competencia

 Atribuciones de los inspectores del trabajo:

Derecho de libre acceso a cualquier establecimiento: La primera atribución del inspector – sin la cual,  obviamente, habría poca inspección – es la de visitar empresas. Los inspectores del trabajo provistos de credenciales adecuadas están autorizados para:

  • Entrar libremente y sin aviso previo, a cualquier hora del día o de la noche en todo establecimiento sujeto a inspección.
  • Entrar de día, en cualquier lugar, cuando tengan un motivo razonable para suponer que está sujeto a inspección.

Las visitas sin notificación previa permiten al inspector observar las condiciones reales y verdaderas de la empresa. En ocasiones los inspectores del trabajo anuncian sus visitas con el objetivo de dar tiempo al empleador a reunir información relevante, alertar a los gerentes y trabajadores del horario de la visita y acordar reuniones que faciliten la visita del inspector.

 Derecho de libre investigación: Los inspectores están autorizados a llevar a cabo cualquier prueba, investigación o examen que consideren necesario para cerciorarse de que las disposiciones legales se observan estrictamente. Esto implica el derecho a interrogar, solos o ante testigos, al empleador o al personal, el derecho a exigir la presentación de libros, registros u otros documentos que la legislación nacional ordene llevar, así como el derecho de tomar o sacar muestras con el objetivo de analizarlas.

Los gerentes deberían estar abiertos y dispuestos a facilitar a los inspectores toda la documentación que soliciten. La colaboración plena de los gerentes puede llevar a un diálogo constructivo para encontrar soluciones a los retos o incumplimientos identificados.

 Competencia para adoptar medidas cautelares: Los inspectores del trabajo están facultados para adoptar medidas a fin de que se eliminen los defectos observados en la instalación, en el montaje o en los métodos de trabajo que, según ellos, constituyan razonablemente, un peligro para la salud o seguridad de los trabajadores.

¿Cómo se lleva a cabo la visita de una inspección?

 Una parte esencial de la inspección son las visitas a los establecimientos y los lugares donde los inspectores principalmente desarrollan sus actividades son los lugares en que el trabajo se lleva a cabo: empresas, lugares del trabajo y oficinas.

El objetivo de las visitas es determinar, a través de la observación de las instalaciones, el examen de registros que la gerencia mantiene y las conversaciones con el responsable del centro de trabajo y representantes de los trabajadores, si se está aplicando la legislación laboral y, si no, asegurarse de que se aplique.

 Hay diferentes tipos de visitas:

  •  Visitas rutinarias: Este es el tipo más habitual. Es inesperada (no hay aviso previo excepto por razones especiales) e, idealmente, exhaustiva, para inspeccionar la totalidad de la instalación y comprobar hasta dónde se están observando las disposiciones legales aplicables.
  •  Visitas por requerimiento: En algunas ocasiones a los inspectores del trabajo se les requiere visitar un centro de trabajo para resolver un problema relativo a la aplicación del texto legal, la prevención de un peligro, el ejercicio del derecho de asociación o para dar una opinión acerca del diseño de un taller o la planificación  de servicios sociales o, de nuevo, para investigar la queja de un trabajador. En cualquier caso, la visita que se realiza como consecuencia de una queja se debe realizar de la misma forma que una visita rutinaria o de oficio de modo que se respete la obligación de confidencialidad.
  •  Visita de emergencia: Es el tipo de visita necesaria, derivada de eventos que requieren que los inspectores estén en el lugar inmediatamente (por ejemplo, accidentes laborales), y exige una rápida investigación por motivos tanto legales como prácticos, o fuegos, o explosiones.  En caso de accidente, los inspectores pueden investigar la causa bien para calificar las responsabilidades, o bien para recomendar medidas para prevenir que tales eventos se repitan en el futuro. A su llegada al establecimiento, los inspectoresdel trabajo notifican a los empleadores o a sus representantes de su presencia y les muestran su tarjeta de identificación.